Por qué después de 3 años he dejado de hacer ayuno intermitente 23/1

Hasta hace poco estaba haciendo ayuno intermitente donde estaba 23 horas de ayuno cada día. Es raro que haga cambios en mi rutina. Aquí te explico las razones detrás.

Tengo varias rutinas diarias y semanales. Son los pilares de mi vida. Me dan estabilidad. Cuando algo me golpea no me caigo fácilmente. Es el rol que tienen. Aportarme paz, fuerza y serenidad.

Cada día de lunes a viernes durante los últimos tres años hacia estas cosas:

  • Tomar un vaso de agua y después un café.
  • Aprender algo nuevo con Youtube.
  • Redactar mi post en este blog.
  • Hacer una lección en Duolingo.
  • Deporte (menos viernes que es mi día de descanso).
  • Cenar a las 18 horas.

Hay una clara función detrás de cada cosa:

  • Despertar más rápido.
  • Aprendizaje continuo.
  • Documentar lo que hago.
  • Entrenar la cabeza.
  • Entrenar el cuerpo.
  • Sacar más tiempo para trabajar y mantener mejor foco.

Sábado sigue siendo parecido. Madrugo igualmente y me levanto a las 5:30 horas.

  • Aprender algo nuevo con Youtube.
  • Escribir mínimo un capítulo para mi libro.
  • Hacer una lección en Duolingo.
  • Salir a correr 21 km.
  • Desayuno tarde entre las 10-12 horas con mi mujer.
  • Partido de fútbol como entrenador del equipo de mi hijo de 10 años.

Domingo:

  • Dormir hasta las 8 de la mañana.
  • Hacer una lección en Duolingo.
  • Salir a correr 13 km.
  • Desayuno tarde entre las 10-12 horas con mi mujer.

Ahora mismo estoy pasando unos días de vacaciones (que se acaban mañana). Hoy es festivo en España y Alemania por lo que no hay nada que hacer a nivel de trabajo. Me he despertado igual porque es viernes y quiero redactar estas líneas. Además voy a hacer deporte excepcionalmente porque por temas de viaje en coche no he podido hacerlo un día de la semana pasada. Asi lo habré “compensado”. Después mi mujer y yo seguramente saldremos a correr un poco. Un pequeño recorrido. Ha empezado a llover por lo que igual será un poco más complicado convencerla.

A lo que iba.

La ciencia detrás de hacer ayuno intermitente a día de hoy no puede aportar pruebas suficientes para demostrar que los beneficios saludables que tiene supuestamente hacer ayuno son reales.

Esto no es nuevo para mi, aún asi durante mucho tiempo he seguido adelante. Luego me pilló lo que pensaba que era un resfriado. Nada demasiado grave pero dado que estaba tres semanas tocado y la mitad de ellas sin poder oler bien y daba igual lo que comía no tenía gusto nada tengo la sospecha que pillé Covid. Cuando estaba en los primeros días del resfriado tomé la decisión de no hacer ayuno intermitente mientras que estaba asi porque según estudios no es bueno hacer ayuno cuando el cuerpo no está al 100%. Esto también se juntó con el hecho que en los ejercicios de fuerza que hago todos los días tenía la sensación de estar únicamente al 80%. Quería recuperar fuerza y para ello necesitas fortalecer la musculatura. Eso no lo consigues únicamente con el entrenamiento sino sobre todo con la nutrición comiendo proteinas más de una vez al día.

Ya no estoy resfriado y he mantenido el cambio en mi rutina. Ahora suelo comer por primera vez entre las 13-14 horas (un ayuno intermitente de 18/6 digamos). Es un batido de cuarc con nueces, datiles e higos secos. Después me preparo un café con leche que es algo que he echado de menos estos últimos tres años a mediodía.

Me siento más fuerte. Lo que me cuesta todavía acostumbrarme es “perder” esos 30 minutos cada día que tengo ahora cuando me tomo la pausa. Antes trabajaba prácticamente sin parar de 7:30-17:00 horas.

Parece que me he extendido hoy más de lo normal. Este tipo de entradas me ayudarán dentro de un par de años echar la mirada atrás para revisar las rutinas que tenía en ese momento y porqué. Son cosas que sino quedarían en el olvido. Ahora ya no.

Stay tuned.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )