En los negocios nunca asumas nada

Dar cosas por hecho es una de las cosas más problemáticas que puedes hacer. No hacerlo es el mejor antidoto para evitar muchos problemas.

En el mundo de los negocios he aprendido una cosa. No dar nada por hecho te ayuda a resolver muchos problemas o a prevenirlos. Si tú eres el principal interesado no deberías dar nada por hecho y no tener miedo de insistir y hacer las preguntas adecuadas.

Te das cuenta que alguien lo está haciendo cuando surgen este tipo de frases:

  • “Pensaba que eso era evidente…”
  • “Daba por hecho…”
  • “Lo lógico es…”
  • “Si el sentido común te dice…”

Por qué las personas dan cosas por hecho

Justo ayer tuvimos una conversación que tocaba este tema. De hecho es un tema recurrente que tengo muchas personas. No únicamente a nivel profesional también es algo que afecta nuestras vidas personales. Las personas dan cosas por hecho

Porque se olvidan

En ocasiones le dedicas una pensada rápida y luego te olvidas. No ves necesidad de actuar en el momento y luego te olvidas.

Por miedo de preguntar

Sobre todo cuando eres joven no te atreves a preguntar. Tienes miedo de hacer el rídiculo de lo que la persona puede llegar a pensar de tí por preguntar cosas “obvías”.

Por pereza

También. Porque claro, luego tienes la excusa de “pero si era obvío”.

Por qué piensan que todo el mundo es igual a ellos

Esta acompaña todavía a muchos adultos. Piensan que todo el mundo piensa y actua igual. Si ellos lo harían o pensarían pués el resto también.

No dar nada por hecho es la solución

Si tienes un cliente la solución es fácil. Haz preguntas “tontas” y que sean muchas.

Hacer preguntas te asegura recibir respuestas. No siempre te van a gustar pero forman una base para fomentar conversaciónes.

Nosotros en la agencia hemos aprendido cosas básicas como que hay que hacerle un briefing en condiciones a lo clientes. “¿Incluso si el cliente confía en nuestro criterio?” Sí, incluso entonces porque las personas en general no saben lo que quieren hasta que ven lo que no quieren. Para evitar este entrepaso que suele generar un malestar en ambas partes vamos directamente al grano.

“¿Y si cliente no quiere invertir ese tiempo para decirme lo que le gusta y lo que no?” Pués no trabajo con él o ella. Clientes que no invierten tiempo en que tú o yo les podamos generar un buen resultado no merecen nuestra atención. Son los que en la mayoría de los casos se quejan porque las cosas no han salido como se lo esperaban.

Asi no, amigo… (o amiga).

Stay tuned.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )