¿Cuánto debes cobrar cuando te inicias en el mundo del marketing digital?

Por una parte cuando trabajas para un tercero tiene que ser rentable para ti. Por otra parte también hay un aprendizaje que te beneficia con tus primeros clientes.

Mi estrategia ahora a la hora de seleccionar clientes es diferente a la de 1 año atrás. Cuando acepté el primer proyecto en Alemania, pude negociar 65 euros la hora. A día de hoy esa cifra ya no sería aceptable porque ya tengo varios clientes que están muy por encima de esa cifra.

cortar pelo

Tengo la suerte que en estos momentos hay un boom a nivel de demanda por perfiles parecidos al mío. En comparación con personas que empiezan ya tengo más de 10 años de experiencia. No es justo, si el presupuesto no es el criterio fundamental siempre le voy a sacar ventaja a alguien con menos experiencia.

Pide un 30% menos de lo tenías inicialmente en mente

Ahora bien, digamos que estás empezando y ya has logrado obtener tus primeros contactos a través de diferentes plataformas de freelance, contactos de tu red o incluso de llamadas frías. Ahora te piden un presupuesto mensual o te preguntan por lo que cobras la hora.

Está claro que siempre queremos ganar más pero al principio obtener la experiencia que te falta siempre pesará más que lo que puedes ganar a corto plazo. Tienes que tener en cuenta que las relaciones cliente-proveedor nada más son duraderas si ambos ganan. Cuanto menos cobres, más fácil será para tu cliente sacarle rentabilidad a vuestra relación. Esto no significa que tengas que dejar de cobrar pero igual si que al principio ganes un poco menos de lo que igual te gustaría. La cifra que veo en la práctica hablando con amigos que me preguntan es el 30%. Típicamente piden un 30% más que pediría yo estando en su posición.

Cómo ganar más con el cliente a medio plazo

Una estrategia que he probado con un cliente y que me ha dado muy buenos resultados ha sido la siguiente. Cuando cerré la primera negociación ya le adelanté que iba a ser necesario revisar la cuota mensual en un plazo de menos de 1 año. Quedamos que si los resultados lo justificaban iba a ser posible aumentar la factura. Dicho y hecho. Después de 10 meses saqué el tema y el resultado fue justo el que tuve en mente cuando cerré el trato en octubre del 2019.

Tienes que ponerte en la piel de tus clientes. Si ganan contigo estarán dispuestos a pagarte más. Si en cambio les haces perder más dinero eres un lastre. Antes de esta negociación viene la selección de clientes. No cada cliente es para ti. Esto es algo que viene con el paso de los años e irás identificando aquellos a los que puedes ayudar y a los que no. Este segundo grupo mejor ni tocarlo porque nada más es sufrimiento. No merece la pena.

En resumen: en este caso menos es más. Al menos al principio. Lo que más te interesa es ir acumulando referencias para el próximo proyecto. Al final tienes que verlo como formación pagada. El cliente en parte te paga por cosas que todavía no sabes hacer. Con cada cliente vas subiendo el listón pero antes hay que crear la base. Querer demasiado, demasiado rápido hará que tengas un proyecto pero que después no surja ya nada más.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *