Cómo voy a dar un buen servicio a 11 clientes a la vez a partir de septiembre

Está siendo una locura. En agosto estoy dando servicio a 9 clientes a la vez. A partir de septiembre serán dos más.

Tener clientes ahora mismo no es el problema. Es más bien darles un buen servicio a todos. Cuando tienes cantidad, nunca debe sufrir la calidad porque cada uno de ellos se merece la atención adecuada. Esto es cómo voy a hacerlo.

malabares

Un equipo de apoyo

Para empezar está mi mujer que es más que un apoyo. Ya se hace cargo de dos clientes sin que yo ya tenga que realizar ya gran cosa. En ocasiones todavía toca comunicar con esos clientes pero poco más. Cuando en Alemania los peques vuelven al cole y la guardería (a partir de la semana que viene), tengo la esperanza de que pueda hacerse cargo de un cliente más. No le digas nada, no quiero que se agobie… ;)

Luego tengo a 2 personas que están siempre en Beguerrilla. Ahora mismo hay más clientes de Alemania por lo que no me pueden dar todo el soporte que me gustaría por temas de idiomas. Hay además un comodín que es un freelance con el que ya trabajo hace años que aunque ahora nada más sean cosas sueltas también está ahí para asumir tareas cuando haya necesidad. Es una persona de confianza y sé que hace las cosas en la calidad que la necesito.

A partir de fines de agosto tendré la primera trabajadora en la nueva agencia en Alemania. Aquí tengo la esperanza que me podré quitar mucha faena gracias a ella.

Una plataforma comunicación para el trabajo en remoto

Ya estoy tardando porque de esto he hablado hace semanas. Igual te sorprende que no me haya puesto con el tema antes. Nunca he sido gran fan del trabajo en remoto hasta que lo he vivido en primera persona y veo que puede funcionar.

Una de las primeras cosas que vamos a empezar es hacer uso de Slack. Será un primer paso para poder trabajar tanto con el equipo interno como externo y reducir la comunicación por Whatsapp y mail de forma significante.

Mantener una intensidad de trabajo elevada

Hace 2 o 3 meses dije que iba a bajar el ritmo pero ahora que tengo los clientes y las oportunidades he cambiado de opinión. Tengo que tener cuidado de no entrar en la zona roja aunque no tengo la percepción que me esté acercando. He notado que si como poco al mediodía mi nivel de energía baja mucho por la tarde. Junto con el hecho de que me levanto a las 5.30 horas de la mañana hace que ayer estuve muy cansado y perdí una hora de trabajo porque el cansancio hizo que no pude ser demasiado productivo. Después de comer volví a espabilar y todo bien otra vez.

Cuando eres freelance no sabes nunca cómo te van a ir las cosas dentro de un par de meses. Es por ello que quiero sacarle provecho a la situación en la que estoy ahora donde me sobra el trabajo. De momento vamos bien. Crucemos los dedos.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *