Ventajas de ser un emprendedor de 40 años frente a uno de 20 años

Tener 20 años tiene muchas ventajas. No te lo voy a negar. Si quieres emprender te viene bien haber cumplicado ya algún año más.

El otro día estuve hablando con un emprendedor para realizar una consultoría para un proyecto de e-commerce. En tiempo récord y sin haber invertido en publicidad él y su socio habían logrado 2.000 ventas. Una cifra impresionante sin duda. Lo mejor de todo: tiene 19 años. Ya me hubiera gustado a mi alcanzar esas cifras con esa edad…

viaje coche

Querían expandir su negocio a Francia y buscaban a alguien que domina el idioma. Es cómo surgió el contacto. Al final de la conversación le dijé que lo que quería realizar ahora mismo no debería haberlo. De hecho le he convencido que no me debería contratar y centrarse ahora mismo en otros aspectos del negocio. Siempre ha sido mi filosofía que si no estaba convencido del éxito del emprendedor lo iba a decir tal cual. En consecuencia perdía una oportunidad pero no me gusta hacerle perder más dinero a un emprendedor si no veo posibilidades para ayudarle a aumentar su facturación. No me parece honesto.

Ventajas de ser um emprendedor de 40 años

Cuando ves que tu contador va subiendo piensas dos cosas. “Cómo pasa el tiempo…”. En ocasiones te asustas porque en mi caso todavía me veo como un estudiante de 25 años. No me parece que haga tanto tiempo desde que finalice mi carrera de ingeniero industrial. Luego ves fotos, las entradas en el cabello y te das cuenta de lo contrario.

No soy de aquellos que se entristece porque se está haciendo mayor. La vida es finita pero dentro de mi estoy convencido que todavía me queda un camino muy largo por delante. Por una parte me sorprendo cuando veo emprendedores como el de 19 años que con esa edad ya han logrado un éxito considerable con un proyecto propio. Por otra parte veo que también hay muchas cosas que les faltan por simple falta de experiencia.

Con 40 años tienes una confianza y autoestima que con 25 años todavía no tienes. Casi siempre tienes una sensación de inferioridad que con el paso de los años va desapareciendo. No significa que con el paso de los años te sientes superior a los demás pero si tienes la confianza de sacar adelante y afrontar situaciones complicadas que una decada atrás te hubieran dejado noches sin dormir. Has vivido situaciones intensas que te hacen más fuerte.

Es por ello que con las personas de mi equipo hago dos cosas: les dejo correr aunque sé que todavía no tienen la experiencia necesaria y se la van a pegar. Es lo que ha sucedido con la persona que he contratado para la agencia alemana. Estuvimos hablando sobre ello y le expliqué que en mi caso estas experiencias negativas son las que más confianza y autoestima me han aportado. No se trata de ir más allá de tu zona de confort. Yo lo que hago es darles una patada en el culo que les aleja de forma considerable de esa zona donde se sienten cómodos. Cuando tienen que nadar alejados de la orilla yo estoy a su lado observando. En ocasiones no se dan cuenta que lo estoy haciendo.

Cómo la percepción de los clientes cambia

Si te mueves en el campo de la consultoría sin duda es más sencillo cobrar más con 40 que con 20. Si eres demasiado joven en ocasiones te falta la credibilidad porque se entiende que alguien con más experiencia pueda aconsejar un negocio mejor que un “jovenzuelo”. No siempre tiene que ser el caso porque hay mucho crack ahí fuera que tiene entre 16-25 años. Estos aunque tengan el conocimiento todavía no tienen la presencia y la autoestima para venderse bien.

También es cierto que venderse es una de las principales deficiencias de las personas. Lo estoy viendo en amigos que ahora mismo están buscando proyectos de freelance. Lo que a mi me parece obvío para ellos no lo es tanto. Todo empieza por la empatía y tener la capacidad de entender las necesidades de la empresa y persona que tienes delante.

Me gusta donde estoy en breve pasaré a los 41. Si miro atrás es para darme cuenta de lo mucho que me queda por delante. Con 60 posiblemente podré hacer la misma comparación con un “joven” de 40 años. Ya veremos lo que nos trae todo este tiempo. Será divertido.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *