Tómate un día libre

Trabajar es el modus operandi continuo en la vida de un emprendedor. Tomarse un día libre pero merece la pena dar el primer paso.

Está muy de moda que los emprendedores no paramos. Da igual el día que sea. A pesar de ser sábado no es una excusa para ti para no trabajar durante todo el día. Para motivarte más lanzas un tuit para dejar saber a tus seguidores que estás currando. Le añades una foto de tu portátil con la taza del café que te estás tomando al lado por si hay alguien que dude de tus palabras.

DesconectarDerechos de foto de Fotolia

Ser emprendedor es tener un vida sacrificada. La mayoría de los días son estresantes, no existen jornadas relajadas. Hay que correr sin parar para llegar al fin del mes. Es la decisión que hemos tomado y a pesar de no ser sencillo no nos quejamos. Lo peor es que todo esto nos gusta. Incluso ese sufrimiento positivo de estar agobiado durante días y semanas para ver la luz al final del túnel durante un par de horas nos hace olvidar todos los momentos negativos.

Muchas veces trabajamos durante horas y el resultado hay que tirarlo a la basura porque de repente las cosas han cambiado. Parar y pausar en ocasiones nos puede quitar tareas porque se hacen las cosas de manera más efectiva. Hay momentos donde incluso no hacer nada es la mejor manera de emplear el tiempo.

Siempre hay días donde tienes que pausar de manera obligada porque tienes que ir al médico, realizar una gestión administrativa, llevar el coche al taller, etc. Típicamente se viven de manera muy estresada porque estás pensando todo el rato que estás perdiendo el tiempo. Al final de la semana te das cuenta que a pesar de todo has logrado realizar las tareas más importantes. Nunca todo lo que te habías propuesto pero de todas formas sueles ser demasiado optimista en la planificación.

Tomarse un día libre sobre todo si es fin de semana no te va a perjudicar. Será más bien todo lo contrario. Evidentemente puede haber ocasiones donde realizar horas extra es inevitable pero no se debería convertir en lo normal. Con peques he estado obligado a reducir mi jornada laboral y evitar trabajar el sábado y domingo. Admito que en ocasiones todavía no estoy 100% centrado en no pensar en el trabajo. Hay que dar el primer paso. Trabajar está bien pero aprender a disfrutar de momentos sin estar pensando en proyectos también merece la pena. ¡Pruébalo!

  1. Son pocos momentos de desconexión del curro, pero esos pocos si estamos presentes al 100% y los disfrutamos serán una buena inyección para seguir nuestra emprendedura con más ganas si cabe.Gracias y feliz día de curro o de desconexión del mismo. :)

    Responder
    • Totalmente de acuerdo contigo Pury. Además, creo que también es importante desconectar y evadirse con actividades que nos hagan escapar de la realidad. A veces, no solo viene bien para nuestro bienestar mental, también se convierte en una auténtica dosis de creatividad y ganas de iniciar nuevos proyectos. Un saludo!

      Responder
  2. […] El error es pensar que tienes 5 días por semana para finalizar tareas. Si eres freelance sin pareja y niños lo más que seguro que piensas que tienes 7. Igual te vendría bien esto. […]

    Responder
  3. […] El error es pensar que tienes 5 días por semana para finalizar tareas. Si eres freelance sin pareja y niños lo más que seguro que piensas que tienes 7. Igual te vendría bien esto. […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *