¿Disfrutar en silencio o cantar bingo?

Hay personas que se molestan cuando otros comparten sus historias de éxito en vez de disfrutarlas en silencio. ¿Es mejor no compartirlas?

Desde hace casi 3 meses me levanto 1-2 días por la semana a las 6 de la mañana para salir a correr 12-18 kilómetros. Antes de ese tiempo no tenía la fuerza para levantarme a esa hora porque simplemente me sentía demasiado cansado. Es que ni me lo planteaba intentarlo. Tenía cierta admiración y envidia sana (y en ocasiones no tan sana) hacia aquellos que lograban hacerlo (por lo menos si era cierto lo que ponían en su cuenta de Twitter).

BingoDerechos de foto de Fotolia

No siempre, pero hay días cuando vuelvo de correr que me apetece cantar bingo en vez de disfrutarlo en silencio. Son aquellos momentos cuando lanzo tuits tipo “De vuelta de 18km y empezamos el día #postureomatinal”. Soy consciente que es una forma de vacilarle a todos aquellos (le pongo el hashtag para aquellos que no se dan cuenta) que no han tenido la fuerza de voluntad de levantar su culo de la cama. Por lo tanto es normal que no haya mucho feedback directo. Me imagino a algunos que leen ese tuit en ese momento pensando “Y por qué no te callas ca***” o algo muy parecido…

Para serte sincero no me importa demasiado. Soy consciente que esto de levantarse a las 6 de la mañana no me durará para siempre y dentro de poco (sobre todo después de la maratón dentro de 1 semana) formaré parte del grupo de aquellos que pensarán lo mismo cuando lean los tuits de otros. El cabreo surgirá sobre todo por no ser capaz de mover el propio culete de la cama o del sofá para hacer un poco de ejercicio y/o de forzarse más para lograr las cosas.

En realidad “cantar bingo” no es hacer sentirse mal a los demás. Es más bien sentirte todavía mejor. Te hace más fuerte y te motiva para la próxima vez que tengas que tomar la decisión de levantarte a las 6 de la mañana o darte otra vez la vuelta apagando el despertador. Es contarle al mundo que has logrado algo muy importante. Has batido a tu peor enemigo: a ti mismo. No sabes lo que será mañana pero este momento sabe a gloria.

Las victorias están ahí para disfrutarlas y compartirlas. No es tu problema que los demás no logren tener éxito o hacer cosas. Hay cierto tipo de personas que se sentirán más frustradas y acabarán todavía más convencidas que ellas no sirven para eso. Habrá otras que pensarán: “si él puede, yo también”. Para ellos escribo todos los días.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (6)
  • comment-avatar

    Yo creo que la felicidad siempre es mayor compartida. Además, recibir noticias sobre éxitos de nuestros amigos y compañeros debe ser motivo de alegría, en un segundo lugar, por comprobar que se pueden hacer siempre grandes y mejores cosas. Es más, creo que hasta puede convertirse en una lanzadera personal, a modo de un golpe de motivación.

    El problema está en visualizar las noticias positivas de los demás como un ataque o un elemento que tan solo genera envidia (negativa, no la positiva jajaja) ya que, en este caso, el problema lo tendríamos nosotros y nos debería de provocar esto una reflexión sobre qué es lo que estamos haciendo con nuestro tiempo y hacia dónde deberíamos de enfocar nuestra vida.

    Un saludo!

  • comment-avatar

    Llevo un tiempo reflexionando e indagando la naturaleza de algunos posteos en redes sociales de este tipo (me refiero a logros personales). Al compartirlo en un lugar público que en la teoría comunicativa se da por sentado que “debería” tener una función eso, comunicativa, mientras que para mucha gente tiene una función de recordatorio, de exhibición individualista, etc, a pesar de las propiedades de la red social (no sería tan propio de una buena etiqueta o sería un sin sentido hacer lo mismo en medio de un congreso con la misma calidad de seguidores, pero sí por ejemplo en una cena de amigos, para compartir tu logro). Por otro lado, hasta qué punto satura a los seguidores exponer todo eso, y si es contenido de valor. Habrán seguidores que les gustará saber ese tipo de información por algún motivo, otros que quizá solo les interese a quien siguen por el sector profesional al que pertenecen y sólo quieren posteos de información.

  • comment-avatar

    Pues a mi me ayuda leer historias como la tuya.
    Energía, buen rollo, retos conseguidos… porque no compartirlo? Es inspirador.
    Gracias!

  • comment-avatar

    Siempre me pregunto lo mismo Carlos. Leí hace poco que en las redes sociales obtienes más feedback si compartes alguna anécdota de fracaso que una de triunfo. No sé que tan cierto sea pero comienzo a creer que así es. Pero bueno, no se le puede dar gusto a nadie y mejor compartir algo bueno, aunque sean menos los identificados se contribuye a formar una sociedad más positiva.

  • comment-avatar
    SAKaTangas 7 años

    Creo que deberías analizar más el feedback del lado de la psicología. Como relataste en tu post “si tienes blog no pasa nada, si lo tienes algo pasa” , la falta de reconocimiento de las personas puede provocar dolores emocionales a largo plazo. Por éxito, esmero y esfuerzo tienes respuestas y visitas. Es mejor aprender a callar antes que hablar, y no por el dicho filosófico, sino porque te puede hacer mal el día en el que te encuentres solo. Cualquier químico genera adicción al cerebro, trata del que mayor relevancia tiene este disponible cuando más lo necesites y no cuando menos. http://cdn.zenpencils.com/wp-content/uploads/129_maron.jpg
    El blog es como un twitter pero con un par de características diferentes, nada más

  • comment-avatar
    wasa 7 años

    El que se presenta de manera más llamativa necesita de las personas en relación al tamaño de su presentación. Si la persona estaría realmente bien no debería porque preocuparse, y no se trata de lo que uno tiene, se trata de como uno lo vive. Puedes tener 1 millon de dolares pero si tienes las ambiciones de un hijo del fideicomiso estarás mal todo el día. Trata de no generar esta dependencia al feedback, si al sueño y no a la ambición

  • Disqus ( )