Por qué hacer vacaciones cómo hacer negocios no es una buena idea

Han pasado los 10 días de vacaciones en España. Ha sido el tiempo justo. Los niños se van con alegría y tristeza de volver a su casa. Yo también.

He dormido poco más de 4 horas y estoy sentado en un avión de Ryanair con el portátil en mis piernas redactando estas lineas. Ha tocado madrugar otra vez para el viaje de vuelta. Los niños están viendo una peli en el tablet. La niña una de sus series en el móvil de su madre. Yo acabo de abrir los ojos tras intentar recuperar un poco de sueño. Nunca se me ha dado bien dormir en los trenes o en los aviones asi que me rindo.

cubito arena

Unas vacaciones muy productivas

Se podría resumir de esa forma. Hemos tenido unas vacaciones muy productivas. Hemos visto los amigos y la familia que hemos querido ver (bueno, casi todos). Hemos ido a las sitios que hemos querido ir. Tal vez nos hubierado gustado ir una o dos veces más a la playa pero en realidad no nos podemos quejar.

Además de todo eso hemos arreglado una serie de temas administrativos. Hemos cerrado una cuenta bancaria, me he vuelto a sacar el certificado digital, hemos cambiado nuestras tarifas de móvil, hemos visto por primera vez el tercer piso que compramos a principios de año y hemos comprado nuevos muebles para el mismo. De hecho todavía dió tiempo para ver un terreno y un piso.

Unas vacaciones de las vacaciones

Es cierto que toda esa “productividad” ha tenido su precio. Hemos estado agotados todo el rato porque no hemos parado. Los días estaban todos planificados hasta el último minuto para sacarle el máximo provecho. Mi interpretación de vacaciones ha sido levantarme de lunes a sábado 1-1,5 horas más tarde lo que para muchos todavía hubiera sido bastante temprano.

Es una sensación de agridulce. Por una parte te alegras porque has sacado de las vacaciones lo que tenías planificado. Por otra parte el objetivo secundario de descanso no se ha logrado. Posiblemente en mi caso no hubiera sido posible de otra forma. Hacer menos cuando puedes hacer más no es una opción. Hubiera vuelto igual físicamente más descansado pero seguramente descontento de lo poco que hemos hecho en 10 días.

La buena noticia es esta. Todavía nos quedan 7 días en Austria donde los amigos están lejos y los temas administrativas alejados. Es la segunda oportunidad para lograr un poco más de descanso. Creo que se puede conseguir…

Stay tuned.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *