Lo que necesito para tomar una decisión importante en lo personal y en lo profesional

Todos de nosotros tenemos que tomar decisiones. En ocasiones no nos damos cuenta que terceros la están tomando por nosotros. Esto es lo que hago yo.

Cada uno de nosotros tiene que tomar decisiones importantes con frecuencia. Sobre todo en los tiempos que están corriendo hay decisiones que no se perciben cómo tal porque se sigue la corriente de las personas que nos rodean. “Si ellos lo hacen tendrá que ser correcto”. Siempre te tienes que hacer esta pregunta. “¿Realmente lo es?”

datos papeles

Una posición a favor y otra en contra

Para tomar una decisión importante tiene que haber al final dos posibles opciones. Una a favor y otra en contra. Si una parte se oculta o no se presenta de la misma forma que la otra siempre da la sensación que alguien quiere tomar influencia en ti para que tomes la decisión que él o ella quiera. Este tipo de situación me genera dudas y me pone a investigar con más fuerza la otra opción. Es lo que te hace descubrir información valiosa tanto en lo personal como en lo profesional. Buscas ahí donde nadie mira porque se da por hecho que no hay nada.

Datos fiables

Una de las cosas más importantes que necesitas para tomar una buena decisión son datos. “¿Qué pasa si elijo A y qué pasa si elijo B?” Muchas veces no existen datos pero en los casos que los tienes es importante que los analices bien. También tienes que cuidar el aspecto de la fiabilidad de los datos. ¿Estos datos son correctos, completos y no están sacados fuera de contexto? Sobre todo el últimos aspecto puede llevar a una decisión erronéa si datos se sacan fuera de contexto o únicamente se presenta una parte de ellos. Es importante tener toda la historia detrás de los datos para hacer un análisis completo.

Seguir la intuición

Al final cuando ya has analizado la parte cuantitativa tienes que pasar a la qualitativa. ¿Con qué opción te sientes más cómodo? La intuición no es la parte con la que debes empezar porque te faltan datos que van y deben influir en ella. Al final necesito sentirme cómodo con una decisión. Tengo que tener la sensación que me representa. Lo peor lo que te puede pasar es actuar contra tus propias creencias y filosofía de vida. Tomar una decisión no es fácil. Cuando la hayas tomado tampoco significa que no puedas cambiar de posición siempre que surjan nuevos datos que te hagan ver aspectos que hasta entonces no habías podido ver.

Stay tuned.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *