Lo que he aprendido sobre ganar dinero en los últimos 23 años

Ganar dinero para mi siempre ha sido secundario. Te puede sonar raro pero mi prioridad siempre ha sido dedicarle tiempo a las cosas que más me gustan.

He aprendido que ganar dinero es importante. Lo he aprendido tarde pero sobre todo la necesidad de cuidar de mi familia me ha hecho cambiar el chip. Hoy tengo la suerte de haber encontrado una forma donde puedo perseguir mis sueños sin tener que estar preocupado mes a mes de mi vida profesional y personal. Esto es un breve resumen.

crecer

17-24 años

Trabajo de forma regular desde que tengo 17 años. Mi primera época de trabajo fue en un súpermercado cerca de donde vivía en Alemania. Los primeros 2 años no hice otra cosa que recoger los carritos en el parking y barrer la entrada y otras zonas que más limpias tenían que estar. Lo hice con una edad donde todavía te da un poco de vergüenza que te vean barriendo.

Tampoco tenía la confianza y el autoestima que tengo ahora con 40 años. Después de 2 años ascendí a un puesto en la caja donde era uno de los primeros hombres en ese súpermercado trabajando como cajero. El súpermercado cambio 3 o 4 veces de propietario en los 5 años que estuve trabajando ahí. Los últimos años trabajaba mis 8 horas el viernes por la tarde y el sábado por la mañana donde empezaba a las 6:45 horas.

Este trabajo me ha proporcionado muchas lecciones de vida. Sobre todo humildad y el respeto hacia otras personas porque el trato que recibes como cajero no siempre es el mejor. Aparte también era una fuente de ingresos importante. Creo que esto era la fase donde más dinero tenía en relación con mis gastos. Bueno, pasar los fines de semana en casa (entre semana estudiaba fuera y vivía en una residencia para estudiantes) también ayudaba.

24-28 años

Con 24 años había finalizado mi carrera de ingeniero industrial y empecé mi doctorado en Suiza. Con 2.000 euros netos mensuales tenía el sueldo mínimo por lo que para un suizo era pobre. Para mi era más dinero que nunca. Además mi mujer (entonces novia) se vino conmigo, encontró trabajo (por encima del sueldo mínimo en Suiza) por lo que teníamos mucho más cada mes de lo que realmente necesitabamos. Esto fue la fase donde se crearon reservas que más adelante ibamos a necesitar.

28-33 años

Con 28 años recibí inversión de inversores suizos y españoles. Monté un equipo y me fui a vivir y trabajar a Madrid. Fueron los 5 años más estresantes de mi vida. Prácticamente desde el primer día estaba preocupado por defraudar a las personas (equipo, trabajadores e inversores) que habían confiado en mi. También fue la época donde menos dinero ganaba porque me daba completamente igual mientras que era capaz de mantener la start-up con vida.

33-39 años

Con 33 años se acabó ese etapa y me fui a vivir a Alicante. Le dediqué mi tiempo a lo que en ese momento más me gustaba. Escribir en mi blog y formar a personas. Es cuándo économicamente mejor me fue durante el tiempo en España. Esto cambió cuándo tenía cada vez más claro que formar sin ser un emprendedor con negocio propio no iba a ser suficiente para mi. Intenté hacer muchas cosas a la vez. Sobre todo quería asumir la responsabilidad por las personas que tenía contratadas en mis negocios. Esto hizo que durante años trabajaba para terceros sin sacar un solo euro de mis propias empresas.

39 años – hoy

Con 39 años mi mujer y yo decidimos volver a Alemania. Ahí había oportunidades de trabajo que en Alicante no había. Desde hace un año trabajo como consultor en diferentes empresas. No es mi meta final pero las facturas pagadas de los clientes mes a mes me permiten el lujo de poder seguir soñando.

Ya sabes que los que sueñan poco duermen. Desde que vivo en Alemania no conozco festivos y hace meses me despierto los sábados también a las 5.30 horas para sacar algunas horas de trabajo antes de que se una la familia. El sonido del despertador se ha convertido en algo que me genera felicidad porque significa que por fin ha empezado un nuevo día que me permite acercarme un poco más a mis metas. Hubo fases en mi vida como emprendedor donde esto no fue asi.

Ganar dinero no es fácil pero es posible. Seguir el consejo de “persigue tu sueño” para mi no ha sido la forma para lograrlo. Al final el foco tiene que estar en asegurar los ingresos y luego viene todo lo demás. Lo ideal es dedicarte a lo que más te gusta. Tener como cliente al Borussia Dortmund y un proyecto tan increíble como ser responsable para el lanzamiento de la tienda online a nivel internacional hace también lo haga lleno de ilusión a pesar de no ser mío.

Cada día sigo buscando proyectos nuevos. La caza es algo que me divierte, esto ayuda para no quedarme nunca sin trabajo. Ahora tengo las posibilidades de invertir una parte de lo que gano en mis proyectos propios. Nada más le puedo dedicar un tiempo limitado cada semana pero es lo que hay porque todavía no generan dinero.

Puedes vivir tus sueños si eres realista y pones el foco en asegurar primero la base. Me parece extraño que un optimista como yo utilice la palabra “realista” pero cuando cumples 40 años toca ya dejarse de tonterías y pensar en el día de mañana. Nos hacemos mayores y las prioridades cambian, supongo…

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *