Lo que he aprendido en un partido de fútbol de niños sobre trabajar en equipo

Tras dos derrotas seguidas hemos vuelto a ganar un partido con el equipo de fútbol de niños de 10 años que entreno. Esto me ha hecho pensar en nuestro equipo de empresa.

No te lo puedo explicar pero yo en especial lo necesitaba. No podía perder otro partido más con nuestro equipo de fútbol de niños de 10 años. A los niños no les afecta tanto porque rápidamente se centran en otras cosas. Yo he estado toda la semana pensando en cómo podemos mejorar para sacarle el máximo partido a los jugadores de nuestro equipo. Antes del partido estaba sin duda más nervioso que ellos aunque evidentemente eso no se lo mostré.

El sábado cambié de táctica. Jugamos sin delantero para tener un jugador central que fuese capaz de hacer pases “mortales” hacia las bandas que podían acabar en gol. Además hemos jugado con marcaje en nuestro propio campo. Atacamos únicamente cuando el equipo rival se acercaba a mitad de campo. Fue sorprendente ver que esta forma de jugar fue totalmente destructiva dado que el oponente no encontró formas de solucionarlo.

La táctica que elegí no es la que hubiera estado en los libros. No es aquella que he jugado yo con esa edad pero fue la más adecuada para nuestro equipo. No es la mejor forma con la que puedes jugar con un equipo de niños de esta edad y para nada la más bonita.

Tenemos buenos y malos jugadores. Nos cuesta jugar en equipo y pasarnos la pelota sin arriesgar perderla y de esa forma crear una situación peligrosa para el equipo rival. Mi estrategia por lo tanto fue reducir al máximo el riesgo de encajar un gol y crear jugadas potenciales de gol para nosotros sin complicarnos demasiado la vida. No iba a ser bonito pero si iba a ser efectivo.

Dió resultado. 10 minutos antes de acabar el partido ibamos ganando 1:4. Luego nos relajamos y el partido acabó por suerte todavía 3:4 para nosotros. ¡Victoría!

¿Qué he aprendido tras esta experiencia?

Hay que organizar el equipo tras sus habilidades. No tiene sentido querer hacer cosas según los libros si tu equipo no está preparado para ello. Es mejor arriesgar menos y ver cómo evolucionan las cosas. Es mejor afrontar un partido desde una posición de fuerza que si vas atras en el marcador.

Esto son las pregunas que me hago:

  • ¿Cuáles son nuestras habilidades/ conocimientos/ fortalezas que tenemos y cómo las podemos explotar?
  • ¿Cómo se posiciona la competencia y cómo podemos reaccionar a ello?
  • ¿Cómo tenemos que actuar hoy y cuáles son las competencias que tenemos que desarrollar para poder competir con los mejores?
  • ¿Cuáles son nuestras acciones sencillas que pueden tener el máximo impacto?
  • ¿Cuáles son las habilidades destacadas de cada miembro del equipo y cómo puede tener el máximo impacto positivo?
  • ¿Qué tengo que hacer yo como entrenador para que cada miembro del equipo pueda rendir al más alto nivel?

Para nosotros no es el momento del ataque. Tenemos que actuar desde una posición de bajo riesgo donde cada paso está evaluado cuidadosamente. Tenemos que entender mejor lo que hacemos bien y lo que tenemos que mejorar todavía.

Llegaremos.

Stay tuned.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )