Lo que he aprendido ayer en Nuremberg tras una reunión decepcionante

Ayer después de seis años he vuelto a visitar la feria más grande del juguete en Nuremberg. En total han sido 10 horas de viaje en tren para cerrar un trato B2B.

He salido de mi zona de confort. Diez horas de viaje de ida y vuelta en tren de Colonia a Nuremberg. Iba a cerrar el primer gran trato B2B para nuestra marca en la feria de juguetes más grande del mundo. Al menos en mis sueños.

La promesa de la persona con la que estuve hablando fue que iba a poder hablar con personas del departamento de compras. Al final no tuve esas conversaciones sino estuve hablando con personas que me intentaron vender hacerme miembro en una asociación pagando 5.000 euros por ello. Bueno, te ahorro los detalles…

Cuando me levanté de esa mesa y dejé atrás el stand todavía no me había dado cuenta que me habían engañado. Todavía tenía tiempo y decidí aprovechar el tiempo para dar una vuelta más por los stands para ver si había algún contacto que me podía llegar a interesar para la parte de reventa en Amazon.

Visité dos o tres grandes marcas sin tener grandes novedades o sorpresas. Nadie te vende de forma directa sino tienes que pasar por el aro del gran distribuidor que se come parte del margen lo que luego ya no deja posibilidad de vender esos productos de forma rentable.

Con mi cabeza ya estaba a punto de salir de ahí para esperar mi tren de vuelta cuando veo dos mascotas de la marca la que siempre me refiero en mis resumenes de venta con “antiguo topseller”. Me acercó y le pregunto a la mascota “¿oye, donde esta vuestro stand?”. Me responde un hombre que les acompaña y me dice el número. Ok, me pongo en marcha.

No era fácil de encontrar porque ese sitio parece un labirinto. Entro en una sala donde parece que están únicamente marcas grandes con stand gigantes. Paso al de Lego. Todo cerrado, nada más te dejan entrar con cita previa…

Luego veo el de Playmobil. Más de lo mismo. “No me dejarán hablar con nadie” se me pasa por la cabeza pero por preguntar no pierdo nada. “Me gustaría hablar con alguien de ventas” le digo a una mujer que dirige su mirada hacía a mi. “Pués aquí nos tienes” dirigiendo su mirada hacia sus dos caompañeras a su lado.

Te resumo el resto porque esto de escribir en dialogo se me está haciendo largo. Le comento mi problema. Que no puedo comprar el producto que es rentable. Que no me interesa comprar los productos que le venden a todo el mundo porque eso no da rentabilidad. Que tengo 200.000 euros en el banco que quiero invertir. Bueno, es un poco menos pero es por redondear… 😉

Se acerca otra persona que por lo visto ahora es el nuevo responsable de “tratos especiales”. Parece que puedo comprar esos sets que sé que son rentables pero que únicamente sacan en ocasiones especiales y con limitaciones de compra que complican el tema.

Asi que tras tener una decpión inicial este viaje puede llegar a ser muy rentable. En el mejor de los casos puede llegar a generar 50.000 euros o más.

Conclusión: tengo que salir más. No basta con quedarse sentado en casa. Si te mueves se abren oportunidades inesperadas como estas. Ya lo sabía pero es diferente si lo vuelves a vivir en primera persona.

A salir más de casa se ha dicho…

Stay tuned.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )