Esto es el resultado de la lección aprendida vendiendo estas últimas Navidades

Fines del 2020 me dí cuenta de una cosa muy sencilla y además obvía. Si te marcas un objetivo la facturación al menos en Amazon se puede prácticamente planificar.

Esta es una de las lecciones más obvías que probablemente puedes tener como emprendedor: Si te marcas un objetivo tienes mayor probabilidad de alcanzarlo. Aquí otra vez es relevante la diferencia entre saber y aplicar. Eso ya lo sabía antes pero no tomaba acción de mi conocimiento.

churros

Fines de año siempre nos marcamos objetivos de ventas. Superamos lo propuesto en noviembre y diciembre. Es raro porque normalmente siempre te quedas por debajo pero el 2020 por circunstancias varias fue diferente.

Aplicando lo aprendido en 2020 a 2021 y los resultados

Empezamos enero con un objetivo desde mi punto demasiado ambicioso: 50k. Al final logramos 55k. Con estas cifras quise repetir en febrero marcando otra vez 50k. Teniendo en cuenta que iban a ser menos días seguía siendo un objetivo ambicioso. Alcanzamos 40k y no estabamos descontentos.

Con un mes más realista en las espaldas debería haber puesto una cifra más baja pero quería ser ambicioso aunque igual no ibamos a llegar ni de lejos: 50k para marzo. Ahora mismo estamos de camino para alcanzar los 80k de facturación. Posiblemente nos quedaremos un poco por debajo pero aun asi son cifras alucinantes.

Todo esto es una suma de todo lo aprendido de los últimos seis años vendiendo en Amazon. En 2019 estando en el punto del año que estamos ahora mismo en suma igual habíamos vendido el 15% de lo que hemos facturado en 2021.

¿Qué ha cambiado en 2021?

Nuestra historia para mi desde fuera puede parecer una de las historias típicas de éxito del día a la mañana. Incluso yo me olvido que hemos pasado muchos malos momentos con el negocio de Amazon y he estado más de una vez en el punto de querer abandonarlo (aunque nunca en serio para serte sincero).

No está bien que lo diga yo pero es un hecho: sabemos mucho sobre Amazon. Conocemos muchos pequeños matices que otros vendedores con los mismos años en la espalda no tienen en cuenta. Al final la diferencia la marcan los pequeños detalles.

Una de las cosas más importantes que ha cambiado es el hecho que ahora mismo tenemos la capacidad financiera para nunca quedarnos sin inventario en ningún topseller siempre que haya disponbilidad para adquirirlo al precio que tenga sentido para nosotros. Estamos más atentos y le damos seguimiento al stock, hacemos previsiones de rotación, etc. Todo esto todavía no está 100% profesionalizado porque para ello necesitamos implementar el ERP en el que estamos trabajando.

Ese pequeño matiz (el seguimiento de inventario) está marcando la diferencia. Por fin podemos recoger los frutos del trabajo hecho. No creo que duré para siempre pero mientras que duré hay que disfrutarlo.

Stay tuned.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *