Cosas que aprendes en tu primer trabajo (y no eres consciente de ello)

Hay muchas cosas que aprendes y no eres del todo consciente de ello. Sobre todo en el primer trabajo el salto es el más grande.

Recuerdo perfectamente las respuestas que me daba mi hermano mayor cuando le preguntaba algo sobre ordenadores. “¿Tengo pinta de enciclopedia habladora?” Vale, sinceramente es una traducción apróximada al español de lo que me decía en alemán pero más o menos el significado y el mensaje lo capta. No podía entender que me mandaba a leer libros cuando él ya sabía más sobre ordenadores y simplemente me podía formar directamente.

enciclopedia

A día de hoy lo he entendido pero sobre esto más al final del post. Esta anécdota me sirve para explicar mi punto principal al final de este artículo sobre lo más importante que se aprende en el primer trabajo.

Diferenciaría los campos de aprendizaje por dos grandes bloques: “comunicar” y “ponerse las pilas”.

Comunicar

Las personas a día de hoy ya no saben comunicar bien. Sobre todo la generación que ha aprendido hacer swipe en un móvil antes de decir “Mamá” o “Papá” tiene que aprender estas bases en en su primer trabajo.

  • Gestionar conflictos: cuando estas acostumbrado a cortar con tu pareja por Whatsapp puede ser brutal tener que afrontarte a personas de cara a cara. Tener que reaccionar en directo a emociones y no tener el tiempo para reflexionar sobre que emoticono poner puede ser demasiado intenso al principio para algunos.
  • Escribir un mail: Una cosa que me ha llamado mucho la atención es que muchos estudiantes que vienen de la universidad no saben acabar un mail. No ponen un saludo final ni tampoco su nombre. Es algo que me ha llamado mucho la atención. Este post que escribí hace años sobre el tema ya sería un curso avanzado para algunos.
  • Hablar por teléfono: otra forma de comunicación descuidada y subestimada por muchos. Sobre todo en un contexto de negocios es importante transmitir un mensaje claro a proveedores, clientes o compañeros de trabajo.
  • Preparar una presentación: ordenar tus pensamientos y ponerlos en una presentación no es un conocimiento con el que venimos al mundo. En mi caso tuve que preparar más de una presentación para inversores donde aprendí mucho sobre el tema.

Ponerse las pilas

Este campo posiblemente es uno de los más importantes. La generación Whatsapp y Telegram está acostumbrada que los padres solucionen todos los problemas a los que se tienen que afrontar en la vida. En el primer trabajo las cosas cambian.

  • Autoformación: muchos empiezan a acordarse con nostalgia a los tiempos universitarios donde había un profe que les explicaba todo lo que tenían que saber para aprobar el examen. A día de hoy nadie tiempo de hacerlo. El que se autoforma es el que sobrevive. Una empresa no te paga por formarte sino por solucionarles sus problemas.
  • Trabajar bajo presión: cuando por fin todo es responsabilidad tuya puede aumentar el nivel de estrés porque el perro ya no está para comerse los deberes. Lo bueno es que creces con cada tarea. Lo que al principio te parecía grande hoy te parecerá pequeño.
  • Encontrar soluciones creativas: pueden ser creativas o no las soluciones que encuentras. Al final lo importante es que encuentres la forma de atacar los retos a los que te enfrentas. Google no tiene todas las respuestas y en ocasiones hay que probar caminos completamente nuevos.
  • Organización personal: es increíble la faena que soy capaz de sacar adelante hoy en comparación con mi versión de 20 años. Con más tareas y responsabilidad aprendes a organizarte para ser más productivo. Siempre viene bien adaptar consejos de terceros pero tienen que funcionar para ti y adaptarse a tu situación personal.

Vuelvo a la anécdota del inicio del post sobre mi hermano. Una de las lecciones más valiosas que me ha enseñado es que lo que importa es aprender a salir adelante sin tener que apoyarse en nadie. Cuando era pequeño era una buena excusa. No aprendía más sobre ordenadores porque mi hermano no se tomaba el tiempo de formarme. Aprender a aprender y solucionar cualquier reto al que uno se afronta es el aprendizaje más valioso de tu primer trabajo que te servirá para toda tu vida. No subestimes esta lección.

Stay tuned.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *