Cosas más allá del dinero que te da realizar tus propios proyectos

Ganar dinero no es mi principal objetivo cuando me pongo con un proyecto nuevo. Son más bien todos estos otros efectos colaterales que me motivan.

Ganar dinero de verdad no se me ha dado nunca demasiado bien en el pasado. Tengo una teoría sobre el tema. Nunca me ha apasionado de verdad el hecho de ganar dinero sino más bien todo el resto. Es por ello que en vez de seguir adelante con proyectos que ya estaban siendo rentables los descuidaba y me dedicaba a algo más divertido.

horizonte

He cambiado el chip al respecto. Me he dado cuenta de una cosa obvía. Si por una parte generas ingresos con algo que igual no te gusta al 100% lo puedes reinvertir en otra cosa que te ilusiona más. El plan es que el proyecto secundario en algún momento se pueda convertir en el proyecto principal. En eso estoy con MarktMaat, con la la herramienta para inversores y el producto propio en Amazon. No cuento que hasta dentro de 24 meses me pueda dedicar a esos proyectos de forma exclusiva.

Mientras tanto he aprendido algo que ahora mismo se me da muy bien: disfrutar del camino.

Nuevos contactos y/o admistades

Cuando te lanzas a un proyecto nuevo empiezas a trabajar más cerca de personas con las que antes igual no tenías ninguna o poca relación. Lo puedes interpretar de dos formas. Puede ser una desventaja pero si lo haces bien sin duda es una ventaja. Por eso también tiene tanta importancia elegir bien a sus socios. Hay gente que dice que romper con un socio es más complicado que divorciarse de su pareja.

Nuevas experiencias

Es obvío pero no por ello menos importante. Cuando te lanzas a algo nuevo tienes la oportunidad de aprender y descubrir nuevos horizontes. Por mucho que ya haya visto de Amazon previamente, MarktMaat me hace descubir nuevos matices que desconocía. También es gracias a la colaboración y el conocimiento que genera el equipo en total.

Una razón más para leventarse por la mañana

Posiblemente no tengo muchos problemas madrugar porque me levanto (casi) todos los días con ilusión para ver lo que trae el día. También te digo que no siempre es el caso. Ayer p.ej. fue un día tan intenso a nivel de reuniones sin parar que estoy contento que por fin es viernes y tengo un día un poco menos complicado.

Este último punto posiblemente es el más importante para mi personalmente. Tengo una teoría sobre la felicidad. Tienes que tener siempre la sensación de ir por un buen camino pero sin realmente estar del todo ahí donde quisieras estar. Es la sensación que me acompaña y que me aporta felicidad. No es cuestión de haber llegado sino de ver al horizonte la meta aunque todavía esté lejana.

Stay tuned.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *