Cómo y por qué estoy disfrutando hoy un día intenso de trabajo

Vuelvo de dos días fuera de casa trabajando con un cliente en Hamburgo. Han sido dos días intensos pero buenos. He conseguido lo que he querido lograr.

Vuelvo a casa con cierto orgullo. Una vez más he afrontado una situación que hace 10 años eran normales o al menos me he olvidado cómo los he percibido en su momento. A día de hoy salir de casa e incluso tener que dormir fuera me genera ansiedad.

Por varias razones. Para empezar me he vuelto muy cómodo. Prefiero trabajar desde casa porque es mi rutina. Salir de mi rutina no es lo mio. Tampoco quiero estar sin mi familia. Quiero estar con ellos y un día ya me parece demasiado.

Pero es necesario. Las cosas han cambiado. Se acabaron los tiempos donde me llegaban tantas propuestas que podía elegir entre ellas. Tengo que cuidar más que nunca los clientes que tengo y esto supone hacer la famosa milla extra.

Es cuando vives esa “intensidad” que aprecias lo que tienes. Estoy seguro que hay muchas personas que por trabajo u otras circunstancias tienen que pasar semanas o incluso meses fuera y lejos de sus familias. Yo también he estado ahí hará cosa de cinco años cuando nos mudamos de España a Alemania y yo empecé un proyecto en Colonia antes de que la familia pudiese unirse conmigo.

Mi día hoy es intenso. Hay muchas tareas que se juntan hoy pero lo percibo diferente. No veo grandes dificultades en afrontarlas todas. Es el contraste que hace la vida interesante. Si no te expones a lo desagradable nunca serás capaz de apreciar lo normal y “aburrido” que tienes.

Stay tuned.

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )