Cómo reaccionar ante una propuesta demasiada buena para ser verdad

El otro día mi hicieron una propuesta de negocio que me parece demasiado buena para ser verdad. En estos casos siempre toca no dejarse llevar por las emociones.

El otro día tuve una llamada con un inversor extranjero. Surgió un contacto a través de LinkedIn. Esto cayó del cielo prácticamente de la nada. Tuvimos una reunión, nos pusimo cara y surgieron varios temas y propuestas de negocio. Algunas de ellas demasiado buenas para ser verdad.

cuento

Próximo pasos – una primera pequeña iniciativa

Cómo siempre en estas ocasiones decides sobre lo que van a ser los próximos pasos. En nuestro caso dijé que iba a comentar el tema internamente y que la semana que viene ibamos a proponer una primera pequeña iniciativa para arrancar.

Mi idea es elegir algo concreto del amplio abanico de temas que hemos comentado. Lo importante es que tiene que ser algo que no nos cueste mucho tiempo en llevarlo a cabo para asumir un riesgo pequeño en caso de perder el tiempo. También es una buena prueba para ver hasta que punto el inversor realmente está dispuesto a “mojarse” y no todo queda en palabras sino que también hay acciones detrás.

Mi estrategia –

Dado que yo he sido la persona contactada me quiero cubrir las espaldas. Yo no voy a invertir ni tiempo y menos tiempo si no veo que la otra parte da el primer paso. Quiero ver si el compromiso teórico se manifesta en euros.

Aunque haya una primera señal positiva no será suficiente porque es de esperar que yo voy a reaccionar de esta forma. Por lo tanto toca hacer todo paso a paso y sobre todo dejarlo todo escrito en un documento legal.

Poco a poco iremos viendo si la otra parte demuestra que es de fiar. “There’s no free meal” como dicen los americanos. Todo lo que suena demasiado bueno para ser verdad al final no lo es o es muy diferente de cómo se ha propuesto al principio. Asi que veremos cómo evoluciona el tema. Te iré contando.

Stay tuned.

 

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )