Cómo lograr la confianza de un cliente para lograr una relación a largo plazo

Ganar dinero es una consecuencia de hacer muchas cosas bien. Una de las más importantes de ellas es lograr la confianza.

La mejor situación para aconsejar a un cliente es aquella donde no necesitas que te diga que “sí” para sobrevivir. Posiblemente es por ello que en mi caso ahora apenas haya proyectos que ahora mismo no salgan adelante.

espejo

Haz recomendaciones que te aplicarías a ti mismo

La base de todo es esta. No hagas recomendaciones que no te aplicarías a ti mismo. Es por ello que me gusta tener proyectos propios. Me permite hacerme la pregunta de forma sincera. Lo mejor de todo es que típicamente doy consejos que ya me he aplicado a mi mismo y que me han dado buenos resultados. Quiero que mis cliente no tengan que malgastar sus presupuestos en calles con poca probabilidad de salida.

También es verdad que he pasado a un perfil de cliente que se puede permitir cometer errores. La realidad es que no soy ningún tipo de mago y uno puedo predecir el futuro. En el pasado también he trabajado con empresas que siempre iban muy justos donde la presión de acertar ha conllevado a decisiones equivocadas. Es importante tener claro tu público objetivo. Yo por fin sé que puedo aportar mucho más valor a una empresa que no le duela pagarme 10.000 euros al mes en comparación con una start-up o pyme que con muchos esfuerzo alcanzan los 1.000 euros en el mismo periodo.

Sé proactivo y aporta valor sin pedir nada a cambio

En relaciones con clientes no hago únicamente por lo que me pagan. No puedo evitar pensar por lo que surgen ideas nuevas que pueden beneficiar al cliente. Hay una regla muy sencilla. Si al cliente le va bien, a ti también. Nunca podrás evitar del todo que un cambio de contacto haga que el mejor amigo o la mejor amiga sea contratada pero esto son cosas puntuales y no te va a suceder con todos tus clientes de golpe. Evidentemente tus ingresos no pueden depender de uno o dos clientes.

En mis 14 años profesiones en este sector siempre se ha demostrado que es verdad: todo lo que mejora tu karma con el paso del tiempo lo recibes de vuelta por el factor x. No sabes cuando lo recibirás y no debes hacerlo únicamente por esa razón. También está claro que todos las relaciones requieren invertir en ellas. Si piensas que un cliente se va a quedar contigo para siempre ya estás dando el primer paso para que empiece a estar descontento e invite otros proveedores para comparar propuestas.

Cómo habrás visto esto son propuestas de sentido común. No hay que ser un genio para saber lo que hay que hacer. En la mayoría de los casos preferimos recorrer la vía sencilla en vez de ir la milla extra que requiere hacer las cosas bien de verdad. Te seguiré contando como siempre.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *