Cómo delego tareas a mi equipo

Cuando haces muchas cosas necesitas un equipo que te rodea y saque adelante faena. Sin ellos no se conseguiría nada. Esto es mi forma de delegar tareas.

Trabajar en equipo es la clave para hacer crecer un negocio. Si empiezas solo y las tareas no te superan todavía es fácil avanzar. A partir del momento donde te tienes que coordinar con más personas las cosas se complican.

delegar

Coordinando equipos con 30 años

Nadie me había enseñado llevar a personas cuando empecé con mi primera start-up Coguan. Hubo momentos donde eramos casi 40 personas en la empresa. Como la gran mayoría aprendí haciendo.

La mayor dificultad que tenía era poder empatizar con mi equipo. Nuestras prioridades no eran las mismas y era algo que me frustraba. Yo buscaba formas de financiar la empresa y me preocupaba no llegar a fines de mes cuando ellos me estaban hablando de tomar vacaciones. Es algo que a día de hoy entiendo. ¡No es su problema sino el mío!

Mi estilo en mis inicios era de estar muy encima de las personas. Controlaba cada pequeño paso porque me faltaba la confianza de que lo iban a hacer igual de bien que yo. Si quieres controlar tanto al final no le sacas provecho al delegar porque es casi como si lo estuvieses haciendo todo tú.

Coordinando equipos con 40 años

Por suerte he dejado aquellos tiempos atrás. Ya no necesito estar encima de cada pequeño detalle. He aprendido una o varias cosas fundamentales cuando se trata de delegar.

  1. Nadie hará las cosas como tú pero no pasa nada por ello. Siempre hay varias formas de llegar a la meta.
  2. Tú posiblemente hubieras logrado un mejor resultado. No pasa nada. En la mayoría de los casos el 80% es suficiente.
  3. Los errores y fracasos forman parte del aprendizaje. Si lo penalizas tu equipo nunca podrá crecer y siempre tendrá miedo de fallar o no estar a la altura.

Mi estilo a día de hoy es de estar poco encima. No controlo o reviso la mayoría de las cosas incluso cuando me lo piden. En ocasiones lo hago pero cuando no lo veo necesario lo digo. El hecho que no tengan la doble red hace que se trabaje de forma más limpia desde el principio (no siempre). Muchas veces las personas se fían de que algún “superior” va a controlar su labor y se relajan. Eso no es la idea.

Mi experiencia me ha demostrado que hay que permitir el fracaso. Tu equipo va a fallar pero van a crecer gracias a ello. No pasa nada si esto sucede. Forma parte del proceso.

Stay tuned.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *