¿Se requiere un trastorno mental del emprendedor para convertirse en el próximo Steve Jobs o Jeff Besos?

Cuando más leo sobre los grandes emprendedores del planeta, más pequeño me siento. Es increíble lo que han logrado pero también asusta el precio que ha estado dispuestos de pagar.

En este posterior no te voy a hablar del emprendedor de éxito que ha logrado ganarse bien o incluso muy bien la vida. Compartiré mis reflexiones sobre aquellos que juegan en otra liga más allá de la Champions como Steve Jobs de Apple o Jeff Bezos de Amazon para mencionar únicamente a dos de los grandes.

The Everything Store

Libro para emprendedores sobre la historia de Jeff Bezos y Amazon

Sobre este último estoy leyendo un libro The Everything Store de Brad Stone que me fascina y asusta al mismo tiempo. Es la historia del niño superdotado Jeff Bezos que acaba siendo uno de los empresarios más influyentes del mundo, cambiando la historia de como compramos online, leemos libros o contratamos servicios de computación. Fue incluso uno de los primeros inversores de Google. Únicamente esta inversión se estima que le ha hecho crecer su fortuna por más de 1.000 millones dólares.

No es tanto el dinero que ha ganado sino más bien los obstáculos que ha superado para llegar donde esta a día de hoy.

Es una mezcla de obsesión, motivación y pura ignorancia del término imposible. Cuando más voy leyendo, más pequeño y débil me voy sintiendo. Es increíble la fuerza de voluntad indestructible durante meses, años y décadas que tienen estas personas. Háblales sobre el concepto de ganar dinero durmiendo, ingresos pasivos o la semana de trabajo de 4 horas. Adivina lo que van a opinar sobre ello. La palabra determinación se queda corta. Faltan términos en el vocabulario para describirlo.

El emprendedor autista que no ve otra cosa que el éxito de su empresa

En el libro de Brad Jones sobre Jeff Bezos también se hace mención de Steve Jobs y otros grandes. Muchos de ellos parecen compartir una rareza (o más bien varias).

No se como describirlo. Es una especie de autismo combinado con una crueldad en el trato de sus equipos que te echa atrás. De Steve Jobs ya se sabe hace tiempo que tenía muy mal coraje y parece que Jeff Bezos y otros tantos que se mencionan en el libro también tienen esto en común.

Son capaces de tomar decisiones frías basadas en lo que es lo mejor para el negocio yendo por encima de colaboradores, trabajadores e incluso amigos si hace falta. Están tan obsesionados con convertir su sueño en realidad que están dispuestos a sacrificar cualquier cosa. Es un culto a los Dioses del mundo de los negocios donde de forma regular se requieren ofrendas que aseguran la supervivencia.

A todos ellos les falta empatía. Son en cierta manera autistas porque no ven otra cosa que el éxito de su negocio. Es una especie de enfermedad en forma de trastorno mental del emprendedor que les ayuda avanzar donde otros se rinden a sus emociones.

El éxito que ellos ha  tenido tiene un precio. Por el camino se dejan cadáveres. Amigos y familias no tienen la importancia que suelen tener para otras personas “normales”.

Aun así. El hecho de que haya muchos casos de emprendedores de otro planeta no puede ser una excusa para no seguir trabajando. Hay un camino intermedio. Igual no montas el próximo Amazon o Apple pero la felicidad por suerte todavía no se mide en facturación de millones de euros. O eso espero yo…

  1. […] la historia de Jeff Bezos y Elon Musk te hace pensar que hay que tener algún tipo de trastorno mental del emprendedor para llegar a lo más alto del mundo empresarial. Según los autores eran jefes que le metían […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *