Mis peores proyectos de la última decada (2010-2020)

Si emprendiendes no lo sueles hacer por necesidad sino por pasión. He montado muchos negocios en los últimos 10 años. No todos eran buenos.

Es el momento perfecto para repasar algunos negocios que no han ido demasiado bien. Seguramente que si me pongo a pensar 5 minutos más, logro duplicar la lista. Vamos a centrarnos en estos de momento. Siempre hay tiempo para una segunda parte.

fracasar negocio

PostShare

PostShare fue un servicio que lanzamos desde Coguan para hacer caja antes de tener el producto principal. Se trataba de un servicio de venta de contenidos para blogs. Teníamos tres niveles de calidad. ¡El más barato lo vendíamos por 5 euros! El de mayor calidad por 25 euros. Con estos precios ya te imaginas que no fue un buen negocio. Aún asi logramos facturar bastante gracias a esto. Incluso surgió una spin-off de Coguan que se dedicó durante más de 10 años al marketing de contenidos. Logró sobrevivir incluso más tiempo que Coguan. Aún asi figura aquí.

Launchbox

Launchbox en teoría no fue una mala idea. Me sigue gustando. La idea vender la formación de Quondos en formato físico para que sirva como regalo. Nunca vendimos demasiadas y la producción de la caja se nos fue de las manos por lo que se convirtió en una operación con perdidas de la que nunca logramos cubrir la inversión inicial. La caja tenía algunos accesorios. Al principio incluso mi primer libro, una libreta, un boli pen y otra cosa más que ya no recuerdo. Ya ves, me sigue gustando la idea… :)

Cojines emoticonos

Descubrimos los cojines emoticonos cuando se vendían por 20 euros en Wallapop (o incluso un pelín antes). Decidimos hacer una pequeña inversión en China. Como no teniamos ni idea de importación, tardamos meses en lograr que la mercancía llegase a nuestras instalaciones ya que los cojines estuvieron parados en el puerto porque me negaba pagar los aranceles para ello. Lo dicho, no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Cuando por fin logramos tenerlos, ya se estaban vendiendo por 5 euros en Amazon. No podíamos ni cubrir los costes. Al final salieron todos. Mis peques incluso los tienen todavía. Molan, pero como negocio no sirven.

Patinetes

Decidimos montar dos páginas. Una llamada Etoy que iba a ser la marca principal y luego otra para posicionar que creo que se llamaba Patineteelectrico.eu. Con la segunda incluso logramos tener algunas venas. El modelo era dropshipping. Captamos incluso una clienta fiel que nos hacía entregas especiales. Esta clienta se convirtió en pesadilla por problemas que posteriormente surgieron con sus pedidos. Ya por fin decidimos no venderle más productos. Igual logramos tener unas 5 ventas en total. Mucho tiempo invertido en una temática que en su momento se estaba poniendo de moda. Mismo error que con los cojines emoticonos.

Bebés reborn

El único proyecto que se convirtió en empresa pero aun asi nunca permitió recoger beneficios. Fue un modelo poco escalable porque eran pedidos bajo encarga y únicamente teníamos 2-3 artistas con las que trabajabamos. Al final incluso era únicamente una artista. Fuimos la empresa líder de Bebes Reborn en Google hasta hace poco. El dominio todavía lo tengo (creo). Si alguien se quiere dedicar a esto que me avise porque estaré encantado de venderle el proyecto para que lo resucite… ;)

Ha molado repasar estos proyectos fracasados. Un día me tendré que tomar el tiempo para repasar todos los proyectos que he montado en estos últimos 10 años. La lista sería muy muy larga. El 90% son fracasos pero eso es la realidad de emprender (al menos la mía). Puede que este tipo de contenido tenga una segunda parte en una u otra forma.

Stay tuned.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *