Las 7 excusas típicas del emprendedor que no triunfa

Asumir la responsabilidad por la propia situación es el primer paso hacia el camino al éxito. Evita estas 7 excusas típicas.

Una de las cosas que evito a toda costa es echarle la culpa a terceros por una situación que de forma directa o indirecta es mi propia responsabilidad. No ser consciente que todo, absolutamente está en tus manos es el primer paso hacia un mejor futuro.

veneno

La economía

“La economía va mal”. Tengo la suerte de no conocer buenos tiempos. Me fui a España en el 2008 justo cuando todo cambió. Me fui para montar una start-up en un muy mal momento para la economía española. Coguan, mi primera start-up no funcionó. ¿Hubiera ido mejor con una economía en perfectas condiciones? Lo dudo… Cualquier empresa y emprendedor tiene que aprender a adaptarse al entorno y la situación que se encuentra. Si no lo consigue, muere.

La política

Posiblemente este punto es uno de los leo con más frecuencia cuando abro Twitter. Será por ello que tengo cada vez menos ganas de leer mi timeline. El 80% son quejas y la mitad de estas están en algún contexto político. En vez de quejarte busca la solución. Está claro que hay decisiones que te afectan de forma negativa. ¿Qué quieres hacer? ¿Crees que harán cambios porque te quejas en Twitter? Es muy poco probable y además una pérdida de tiempo.

El socio

Cualquiera que haya montado un negocio con un socio se ha afrontado a alguna situación donde las cosas no han salido como previstas. Siempre surgen malentendidos, falsas expectativas e intereses que al final no apuntan al mismo objetivo. Nunca es la culpa de tu socio. Al final incluso un socio que te defrauda es responsabilidad tuya. ¿Te has fiado demasiado sin asegurarte que esto pueda suceder? Pués ahora ya lo sabes. Deja de quejarte de lo injusto que es el mundo y muévete en una dirección donde haya una salidad positiva porque la vía alternativa es un callejón.

El equipo

Otro clásico que yo mismo he utilizado como excusa en mis inicios. Tu equipo nunca tiene las mismas prioridades que tú mismo. Ellos te hablan de un día más de vacaciones cuando tú te preocupas por si tu negocio seguirá funcionando a fines de año. La preocupaciones y prioridades son diferentes. Es asi, no lo vas a poder cambiar y es normal que sea asi. La existencia de su negocio no es su responsabilidad, es la tuya. Si no te gusta, busca un trabajo por cuenta ajena. Hay vías más sencillas de ganar dinero, igual lo tuyo no es ser emprendedor.

El banco

¿Buscas una financiación y no te la dan? Bienvenido al año 2020. Los bancos miran con lupa las empresas. Es normal, en tiempos que corren muchas de ellas van a cerrar. El hecho de que necesites una financiación posiblemente ya dice que no has tomado las precauciones necesarias. Sin duda la crisis que estamos viviendo nadie la hubiera podido haber previsto. Ahora sabes que incluso tienes que estar preparado para estos escenarios extremos.

Los clientes

Si tienes un cliente que te paga de forma puntual sin necesidad de recordatorio cuídalo. Ya sabes que de esos no hay tantos. El cáncer de la economía española es el hecho de retrasar pagos al máximo. Parece que algunos directores financieros de grandes empresas definen gestión de flujo de caja como gestión de alargar plazos de pago a proveedores al máximo. Es muy triste ver la actitud y el hecho de que algunos no se les caiga la cara de vergüenza. ¿Es responsabilidad mía que esto suceda? No, sin duda no lo es. ¿Lo puedo solucionar? Sí, puedes. Yo me he mudado a Alemania para tener acceso a clientes que pagan de forma puntual. Al final todo tiene solución aunque sean drásticas.

La familia

Durante un tiempo he tenido la falsa creencia que el hecho de tener responsabilidades como padre de familia hace que mis posibilidades de tener éxito como emprendedor sean inferiores. Si te lo crees, eso es justo lo que va a suceder. En caso de que busques formas para combinarlo, encontrarás formas para hacerlo. Ayer cerré el portátil a las 16.30 horas para acompañar mi hijo a su entrenamiento de fútbol. No es lo normal para mí acabar a esa hora pero ayer fue posible.

Posiblemente uno que otro no se tomará demasiado bien estas líneas. Al final es un espejo que yo mismo también me he tenido que poner delante de la cara y al final no te gusta lo que ves. Si logras de alejar la carga emocional del tema, te darás cuenta de una cosa. Se vive mucho mejor pensando que absolutamente todo en este mundo es responsabilidad tuya y depende de tus decisiones.

Stay tuned.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *