Jugar mejor no es suficiente para ganar

Un error que me ha costado mucho dinero es pensar que seguir todas las reglas del éxito me iba hacer llegar en algún momento. No es suficiente.

Creo que no lo he hecho nunca todavía pero para todo en la vida hay una primera vez. Voy a comparar el fútbol con el mundo de los negocios. No soy un fanático de los deportes en general a pesar de haber jugado al fútbol al nivel más alto hasta los 18 años. Luego ya se convirtió en un hobby y con 24 lo abandoné prácticamente del todo. Las prioridades cambian.

jugar fútbol

Jugar bien no te lleva automáticamente a la meta

Lo hemos visto hace poco. Puedes ser el mejor equipo durante todo un partido pero eso no te garantiza ganar el partido. Para ello hace falta algo importante: marcar.

En el mundo de los negocios sucede algo muy parecido. No basta con tener los mejores procesos, ser disciplinado, cuidar los detalles, etc. En uno de mis últimos negocios hacía todo eso durante casi dos años estando convencido de que tarde temprano los goles iban a caer.

Era un grave error pensar que una cosa lleva automáticamente a la otra. Es cierto que jugar bien aumenta tus probabilidades pero no es una garantía para ello.

 

¿Por qué sino hay negocios que tratan mal a sus clientes y siguen funcionando? Según la teoría no deberían existir pero la práctica nos demuestra lo contrario.

Nunca he permitido admitir que el factor suerte podría ser relevante pero con el paso del tiempo te das cuenta que si lo es. Puedes jugar bien todo el tiempo pero para marcar también necesitas algo de suerte.

¿Cómo llegar entonces?

Si hacer las cosas bien no es suficiente, debe surgir la pregunta de qué es lo que hay que hacer. No te puedo dar una respuesta general para ello porque para empezar no existe. Únicamente te puedo decir lo que ha funcionado para mi.

  1. Cambiar de deporte o mejor dicho de negocio. Igual entrenas todo lo que puedes pero otros te siguen ganando porque igual no tienes el talento suficiente para este campo. Es complicado admitirlo pero en ocasiones entrenar más no es la solución.
  2. Seguir entrenando duro y jugar bien. Al final no entrenar y jugar mal no te lleva a ninguna parte seguro. Son la base para entrar por la puerta grande. Hay algunos que pasan sin hacerlo pero diría que tus opciones mejoran. Además la satisfacción es mayor cuando sabes que te lo mereces.
  3. Tener fé. Sí, también necesitas esto. Si la suerte es un factor a tener en cuenta, hay que confiar que en algún momento los goles van a caer, los clientes van a firmar, las ventas van a aumentar, etc. Tener fé no es suficiente si no la combinar con trabajo duro. Lo dicho, hay otros que llegan únicamente con suerte pero son muy pocos. Es cómo jugar a la loteria. Ganadores hay pero no planificaría mi futuro en ello.

Lo dicho. No hay receta para ello. Ni levantarte a las 5.30 de lunes a viernes, ni practicar deporte o meditar todos los días, ni leer libros de emprendedores de éxito, ni trabajar cómo Elon Musk, etc. Todo eso ayuda y aumenta tus probabilidades pero al final también necesitas un poco de suerte…

Stay tuned.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *