Fallos graves que no debes cometer si eres comercial y contactas online

Cada semana recibo varias propuestas comerciales a través de este blog. La gran mayoría de las personas que están detrás cometen estos fallos.

Aprecio al perfil comercial. Tiene una de las tareas más duras y al mismo tiempo menos apreciadas dentro del contexto empresarial. Tienes que estar hecho de acero para que el continuo rechazo no te afecte. Ser comercial significa seguir adelante a pesar de recibir mayoritariamente un feedback negativo.

trampa de osos

 

El ser humano no está construido para funcionar de esa manera porque necesitamos palmaditas en la espalda en vez de bofetadas en la cara. El comercial está acostumbrado al rechazo y no se lo toma algo personal. Dado que me contactan cada semana varios comerciales con diferentes propuestas he resumido estos puntos por aquí.

No investigar bien la persona de contacto

El famoso “Hola” seguido de nada. Los mensajes que empiezan de esa forma no reciben una respuesta por mi parte. La razón para ello es muy sencilla: quién no hace el esfuerzo de realizar 1 clic en la parte de “sobre mi” para averiguar que me llamo Carlos tampoco merece mis 2 minutos para responderle con un “no”. Así de sencillo.

De la misma forma recibo infinitas propuestas de personas que llevan leyendo el blog hace años y me proponen un contenido exclusivo que interesará mucho a los lectores a cambio de un enlace “dofollow”. Si realmenente se hubiera molestado de investigar mis contenidos, se hubiera dado cuenta que en 10 años igual han publicado 5 personas aparte de mi por aquí. Lo mismo se aplica a notas de prensa. No las publico por aquí. Le dedico a este blog 30 minutos al día redactando estas líneas. Es toda la prioridad que tiene ahora mismo para mi el tema.

Mostrar emociones cuando te das cuente que te ignoran

En un contexto empresarial siempre es malo mostrar emociones. Muestras debilidad que otros sabrán aprovechar. Hay varias formas de ser emocional cuando envias un mail y no te responden. Las dos formas principales son estas:

  1. No hacer seguimiento después de haber enviado el primer mail. Los mails de un comercial no son prioridad para nadie. No des por hecho que recibes la importancia que igual piensas que te mereces. Siempre es recomendable hacer un seguimiento para al menos lograr el “no”.
  2. Hacer un seguimiento pero dar a entender que estás molesto. Esto lo he visto muchas veces también. Personas que me escriben con una propuesta poco atractiva, sin personalizar sus mails que luego me hacen seguimiento en plan “¿cuándos vas a responder a mi mail?”. Pués si me preguntas asi en realidad nunca.

No decir “hasta luego” cuando te dan un “no”

Parece que soy un poco cabrón cuando me escribe un comercial. En realidad no, lo único que hago es priorizar. Comerciales que me contactan con una propuesta que no me interesa pero que se han molestado un poco en averiguar un poco quién soy para adaptarla a mis necesidad reciben una respuesta aunque sea un “no”. Es una forma de respeto que cualquier persona que hace un buen trabajo se merece.

De la misma forma lo hago con aquellos comerciales que de forma amable me hacen seguimiento con un segundo y tercer mail siendo siempre respetuosos en los correos que envian. En este caso también respondo para explicar incluso por qué no me interesa la propuesta. Igual les sirve para el próximo cliente potencial. Aquí mayoritariamente veo un fallo grave. Me envian 2-3 mails de seguimiento pero cuando les doy el “no” final con una pequeña sugerencia ya no responden. Yo siempre aprovecho estando en el otro lado para dar las gracias y despedirme con un “hasta luego”. Nunca sabes cómo y cuándo te vas a volver a cruzar con alguien. Nunca duele dejar huella cuando intentas impactar alguien.

Meter el contacto en una base de datos sin su consentimiento

Por suerte el tema ahora se ha puesto más chungo (para bien y para mal), por lo que esto últimamente lo veo menos. En ocasiones alguien te contacta desde la nada y la semana posterior recibes su newsletter de empresa.

Sobra decir que esto es una forma poco elegante (aparte de ilegal) de crear una base de datos de clientes potenciales. Yo personalmente no demandaría a nadie por las consecuencias graves que podría llegar a tener para la persona. Suelo pedir que me saquen y con eso me conformo. Hay personas con muy mala leche ahí fuera que si les metes sin su consentimiento en una base de datos no te contactan primero a ti sino a su abogado. No cometas este fallo grave porque las multas son importantes. Te puede hundir el negocio y complicar la vida.

Lo dicho. Aprecio y respeto a todos los comerciales que siguen un código inescrito comercial. El “no” nunca es personal aunque te llamen cosas. Es posiblemente una forma de expresar su malestar con sus propias vidas y no tanto el hecho que hayan recibido una propuesta comercial por tu parte. Sigue adelante, afina tu discurso, dí “hasta luego” y deja huella en las personas que contactas.

Stay tuned.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *