Cuatro factores clave para aumentar tu patrimonio neto más rápido que el resto

Hace cosa de un año que calculo el patrimonio neto. El último día me pusé a analizar los números y me sorprendió mucho ver la subida que mi mujer y yo habíamos obtenido.

Mi relación con el mundo de las finanzas personales empezó con el libro de “Padre rico, padre pobre”. No comparto todas las ideas del autor pero si las que encuentras en ese libro. Son conceptos básicos y de sentido común pero que hicieron que cambiase por completo el chip. 18 meses después de leer el libro compramos el primer piso. A día de hoy tenemos tres pisos en España financiados con hipotecas pero que generan un pequeño flujo de caja positivo cada mes.

tio Gilito

El patrimonio neto no es algo que hice de forma inmediata. Tardé mucho más tiempo para llegar a ese punto. De hecho lo llevo haciendo poco más de 13 meses. Ha merecido la pena.

Tener un número cada mes te motiva moverte en la dirección adecuada

Calcular mi patrimonio neto (o mejor dicho el de mi mujer y mio) ha sido uno de los factores clave para ir aumentándolo mes a mes. Si eres consciente que estás perdiendo en patrimonio neto tienes urgencia en actuar. Si lo ves subir, quieres hacerlo subir más. En caso de no hacer este seguimiento ese efecto se pierde por completo.

También me ha ayudado para crear reservas y apartar dinero para viajes, impuestos e imprevistos. Mi objetivo es crear un colchón para mi y mis empresas para poder sobrevivir sin ingresos durante un tiempo sin tener que echar nadie del equipo a la calle. Las vacas flacas llegarán otra vez y hay que estar preparado para ello.

Buscar nuevas y mejores fuentes de ingresos

Es curioso pero desde que empecé a apuntar el patrimonio neto cada mes también he visto aumentar mis ingresos. Se puede decir que era/es una especie de juego para ver hasta donde se puede llegar. Ir más rápido que el resto requiere también abrir más y mejores fuentes de ingresos que el resto. Si lees con frecuencia este blog ya conoces las mías. No tengo únicamente una sino varias. Además siempre planifico para tener un plan B y C. Estas últimas semanas he ido un poco relajado y tengo que ponerme más las pilas en este aspecto porque me estoy relajando demasiado. Cuando las cosas van bien, pueden ir mejor. Eso es la actitud que me ha ayudado llegar hasta aquí y que tengo que retomar.

Tener menos costes que la media

Cuando uno va aumentando los ingresos es fácil caer en la tentación de gastar más. Te lo dice alguien que te lo cuenta y comete ese error. También es verdad que el sofá viejo ya tenía 15 años y la tele que se acaba de romper incluso más. En este caso mi mujer y yo no hemos optado por la opción más barata para remplazarlos. De hecho llevamos hace más de un año con ganas de comprar un sofá con más espacio para que ahora los cinco podamos sentarnos comodamente. Los peques ya no son tan peques y el que tiene hijos en casa sabe que un niño puede fácilmente ocupar 2-3 el espacio de su volumen en metros cúbicos. Tienen un talento en este aspecto. Aparte de eso vivimos una vida modesta: casa de alquiler, Kia Carens de 5 años, etc. Eso si, la suscripción a Netflix no nos la quita nadie.

Reinvertir mejor que la media

De vez en cuando me apunto a webinars que promocionan en Youtube. El otro día ví uno sobre cómo invierten los ricos en comparación con los pobres o algo parecido. Es curioso ver que las estrategias de venta no han cambiado demasiado en los últimos años: anuncio, landing, webinar y mails.

A lo que iba. Una de las cosas que destacaban era que “un rico” no tenía su dinero en el banco. Un aspecto básico que tampoco es un gran problema para la mayoría de los españoles por lo que entiendo que es más un tema para alemanes dado que en comparación con nosotros son un pueblo más ahorrador. Como opciones para invertir presentaba arte y terrenos con árboles dado que el precio de madera había explotado últimamente.

En ese aspecto me he visto reflejado. En octubre del año pasado tuve más de una discusión con mi mujer por querer reinvertir prácticamente todo el capital disponible en producto para Navidades. Lógicamente me tomaba por loco porque una vez que tienes algo de dinero en el banco no quieres verlo salir otra vez. Mereció la pena la bronca mirando atrás porque esa inversión fue bien hecha. Sabía que iba a serlo. Llevo años vendiendo en Amazon y lo único lo que faltaba era algo de capital para sacarle beneficio. No me iba a quedar parado ahora que por fin tenía la posibilidad de explotar ese activo.

Una cosa que me he dado cuenta es que el principal aumento de nuestro patrimonio neto lo hemos conseguido en los últimos seis meses. En la primera mitad fue más bien lento en comparación con ahora donde se ha ido acelerando. Ahora lo único que hay que hacer es seguir por esa vía. En el pasado uno de los errores que cometía era cambiar de ruta cuando las cosas iban bien porque me aburria con lo que estaba haciendo. Espero que esta vez no cometa el mismo error.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *