La principal razón por la que no consigues un objetivo cuando comunicas por mail

Comunicar por mail es frustrante en ocasiones. Contactas con alguien y no recibes la respuesta esperada o incluso ni se toma el tiempo de responderte.

Yo me lo noto subir cada vez que sucede. El cabreo que se siente cuando alguien que se supone que debería responderte a un mail importante y no lo hace. En estos momentos intento hacer este ejercicio:

zapatos converse

  • El mail es más relevante para ti que la persona. El receptor no es consciente de la importancia del mismo porque no se lo has mencionado.
  • La persona tenía previsto responderte pero simplemente se ha olvidado de hacerlo.
  • Puede también que haya estado de baja por enfermedad y no ha tenido la posibilidad de leer o responder a sus correos.

La mayoría de las personas todavía es capaz de volver a enviar un recordatorio una vez haciendo uso de un tono suave en el mail pero a partir del tercer mail ya pierden el control. Expresan claramente su cabreo por haber sido ignorados hasta ese punto.

En mis tiempo de Coguan tuve un reto personal intentando contactar con el CEO de la red de blos más importante en España en su momento. Lo había conocido en un evento y quedamos que me iba a poner en contacto con él para ver si nuestras empresas iban a poder colaborar.

Tardé siete mails en recibir una respuesta pero al final lo conseguí. Tenía claro que no había interés por su parte en colaborar conmigo pero ya era cuestiónde orgullo de recibir ese “no” que me merecía por escrito. Posiblemente esto era una perdida de tiempo y me hubiera tenido que haber rendido antes pero la satisfacción de al final recibir un mail con su respuesta fue enorme.

En ningún momento me alteré ail. Evidentemente me molestaba que no se tomaba el tiempo de responderme dado que es lo que habíamos comentado en la conversación. Esto también te hace aprender otra lección importante. Lo que la gente dice no es necesariamente lo que hace aunque este aprendizaje posiblemente ya lo hayas hecho más de una vez en primera persona.

También estoy en el otro sitio. Alguien me contacta para ofreceme un intercambio de links o un guest post en mi blog. No me interesa para nada y no respondo. Si alguien no se toma el tiempo en analizar las veces que tengo autores invitados en mi blog (tres en once años), entonces yo tampoco tengo que hacerlo para responder. Muchas veces recibo un mail de seguimiento donde se nota mucho el cabreo por no haber respondido. El único efecto que esto genera en mi es verme confirmado. Si alguien me hace un seguimiento varias veces manteniendo las formas y es respetuoso acabo respondiendo.

En resumen: la principal razón por la que no recibes una respuesta es porque pierdes la paciencia. Nadie tiene la obligación en responder a un mail. Incluso si tú eres el cliente ganas más siendo simpático aunque no te apetezca. Es lo que me toca hacer con mi notaría en Alemania que tarda de media tres mails y dos llamadas en responderme pero al final siempre la hace.

  1. En mi trabajo sufro la falta de respuesta de los clientes potenciales, primero por teléfono y después por email. En este último aspecto insisto varias veces hasta recibir el no. Curiosamente hoy he podido hablar con un cliente potencial después de 2 meses y al cogerme me ha pedido disculpas por no haberme respondido antes. No sé si ha sido por quedar bien o de verdad. Ahora después de leer el post me entran las dudas. Eso sí nunca he perdido la educación en la comucación.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *