Cómo plantar la semilla de una idea en la cabeza de terceros o cómo hacer marketing de pillos interno

Una idea aumenta en valor a partir del momento donde se comparte. Aprende a cómo regalar tus ideas pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Las ideas no valen nada. La gran mayoría no sale nunca de las cabezas de las personas. Nos olvidamos de ellas, las abandonamos, mueren porque no se comparten o simplemente tenemos miedo de hacer el ridículo contándola.

Implementar una ideaDerechos de foto de Fotolia

Muchos no entienden que una idea aumenta en valor a partir del momento donde abandona la cabeza del propietario y se extiende. Es entonces cuando tiene la oportunidad de mezclarse con los genes creativos de terceros y de esa manera seguir evolucionando. Una idea tiene que estar con aquellas personas que son capaces de llevarlas a cabo.

Las ideas tienen que ser propiedad intelectual del que la lleve a cabo

De media una idea siempre gusta más si ha salido de nuestra propia cabeza e imaginación. “Ha sido mi idea” es una frase que escuchamos y decimos siempre con un ligero tono de orgullo. Las ideas no sirven si no se llevan a cabo. En muchas ocasiones su realización depende que el destinario de la misma la apruebe. P.ej. si tu jefe no pone recursos para realizar marketing online en la empresa es poco probable que se lleve a cabo.

  • Apoyo de la idea para que se realice: sobre todo si tienes que convencer a un responsable en tu empresa es mejor que él tenga la sensación que ha sido su idea. De esta manera puedes asegurarte un mayor apoyo porque se podrá poner la medalla en caso de éxito. Si la cosa no sale bien, seguramente habrá sido la tuya.
  • Motivación y probabilidad de éxito: ser el propietario de una idea también significa llevarse la gran parte del premio y la gloria en el caso que las cosas vayan bien. Para muchos simplemente es una motivación ver realizada una de sus ideas. Si tienes que llevar a cabo la idea de un tercero nunca lo harás con tanta fuerza y energía.
  • Generación y difusión de nuevas ideas: si las ideas se acaban robando la motivación para compartirlas baja a un nivel mínimo. Hay que respetar la propiedad de las mismas si quieres mantener un clima de innovación en tu organización. Aunque una idea no valga nada sin ejecución hay que respetar la propiedad intelectual.

Las diferentes fases de implementación de una idea en la cabeza de terceros con el marketing de pillos interno

Detrás de una idea siempre hay una visión y objetivos. No pienses tanto en prestigio por ser propietario de una idea. Céntrate más en lograr tus metas. Esto significa que tienes que sacrificar una idea tuya e implantarla en la cabeza de aquellas personas que puedan convertirlas en realidad. Para ello existen diferentes fases:

1. Implantar la semilla de la idea: ¿Conoces la película “Origen” (“Inception” en inglés)? Describe muy bien el concepto detrás. Aunque no podamos evadir los sueños de nuestras personas objetivo, tenemos la posibilidad de influir en la percepción de aquellas cosas que nosotros queramos. Puedes dejar una revista con la página abierta de un artículo en la mesa, enviar un link de un post, dirigir una conversación hacia un punto que rodee la idea, etc. Tienes muchas maneras de implantar una idea en la cabeza de una persona para que acabe teniendo la sensación que ha sido su idea en vez de la suya.

2. Generación y definición de la idea: en un próximo paso puedes empezar frases y pausar en aquellos momentos donde quieres que la persona la finalice llegando al punto donde quieres que llegue. Para detallar la idea puedes hacer darle la vuelta al asunto y finalizar o complementar las de tu interlocutor para enfocar la idea en la dirección que más te encaje. En esta fase es importante que empieces a atribuir la idea a la persona que tiene las capacidades para llevarla a cabo. Si un externo llega y pregunta si la idea ha sido suya y tú estás al lado responde antes que él por si quiere hacerte participe de ella.

3. Conseguir aliados para la idea: una vez que tengas el máximo responsable de tu lado necesitas aliados. Aunque el jefe esté de acuerdo una idea nunca se va a llegar a realizar si los “soldados” no confían en su potencial. Lo bueno es que puede hablar desde una posición neutral dado que la idea no es tuya. No olvides de mencionar también algunos aspectos negativos para darle más credibilidad a tu actuación. En el mejor de los casos estos no son demasiado críticos e incluso la persona con la que hablas ya aporta argumentos para contrarrestarlos.

Tal como está escrito este post te puede parecer que es un tanto manipulador. No tengo problemas con el concepto si el objetivo detrás es para un bien común sin razones egoístas. Aún así prefiero hablar de “Marketing de Pillos interno”. Es un término utilizado por Javier Gazquez de Blogtimista que he adaptado a este contexto… 😉

Una vez que hayas pasado estas 3 fases llega el momento para llegar a la acción. Una idea por sí sola no vale nada por lo que hay que ponerse manos a la obra. Tu rol será fundamental para forzar una decisión del máximo responsable, una vez que todos estén de acuerdo. Para ello hay que soltar la idea y “regalársela” a la persona que tiene el poder para ayudarte a realizarla.

¿Cuáles son tus consejos para implantar una idea en la cabeza de terceros?

CATEGORIES
TAGS
Share This

COMMENTS

Wordpress (11)
  • comment-avatar

    Yo con mis ideas suelo parecerme más a Gollum… No me gusta que nadie se cuelgue mis medallas, y a veces prefiero que se hundan todas mis ideas en el fondo del océano antes de no poder cantar a los cuatro vientos lo orgulloso que estoy de que algo que haya salido de mi cabeza se vea realizado, pero por otra persona. Si no aceptar que se la he regalado.

    Este post me abre un poco los ojos.

    Gracias por compartirlo, me gustaría ser tan poco celoso con lo que sale de mi cabeza, pero de momento, no puedo.

    Un saludo

  • comment-avatar

    Como concepto para conseguir un objetivo, el hecho de implantar tu idea en la cabeza de otros, parece efectivo, pero parece ir en contra de la naturaleza humana: una analogía podría ser ese típico favor que haces a alguien que quieres, y que nunca sabrá que has sido tú el responsable de su alegría; o voy incluso más allá: la meta del ser humano es dejar un legado, ser recordado en el tiempo, porque esa es la única inmortalidad que se conoce. Así pues, el hecho de rechazar méritos fruto de tus ideas o trabajo choca directamente con esta postura, por lo que se torna relativamente difícil llevarlo a la práctica, no por dificultad, sino por nuestra propia naturaleza.

    Un blog que me ha venido a la mente, y que descubrí gracias a tu post de los “100 bloggers de los que se seguirán hablando dentro de 10 años” es http://www.ideas4all.com

    Un abrazo desde el Norte 😉

  • comment-avatar

    Hola Carlos.

    Nunca me ha importado regalar mis ideas porque nunca me han faltado.

    Cuando alguien implementa una idea mía, me siento orgulloso, tanto como lo hubiera estado si hubiera sido yo la que la hubiera llevado a cabo.

    A veces lo que se necesita es una sucesión de ideas, por lo que el que alguien te robe una no tiene importancia si decides poner en práctica las otras.

    Un saludo,

    José María

  • comment-avatar

    Nunca enseñes nunca nada a tu jefe; a no ser que tengas muy buenas las piernas

  • comment-avatar

    Es un post interesante, pero tengo por costumbre no enseñar las cosas a un Jefe, ya que se las hacen suyas igual que el merito, y tu te lo curras todo pero sigues igual que antes. Los Jefes no todos son malos pero si la gran mayoría son algo egoístas en el tema de las ideas.

    Si van bien son suyas, si fracasan la culpa es nuestra. 😀

    Saludos.

  • comment-avatar

    Hola Carlos!
    Hay una cosa muy clara, todas las ideas tanto para bien como para mal genera una reacción. Normalmente todo el mundo escucha las ideas, aunque no siempre suelen aplicarlas, sobretodo muchos jefes que creen que solo ellos son “visionarios” y dejan aparcadas ideas de sus trabajadores como si no sirvieran.
    Seguramente si escucháramos más ideas y las aplicásemos, seguramente la vida no estaría como esta ahora.
    Como suele decir yo, es mejor tener una mala idea que ninguna.
    Un saludo!

  • comment-avatar

    esto me hare acordarme de la pelicula Inseption la cual esta muy buena implantar ideas es el arma mas poderosa del mundo

  • comment-avatar

    Muchacho cada vez me gustan mas tus post. este es de los que me abren la mente. me has convencido bueno ya casi lo estaba. jeje
    el que se lleva las ideas a la tumba es como el mas rico del cementerio.
    añado algo que me conto una persona hace un chorro de años. las ideas no son como las pesetas. Si hay dos personas con 1 idea cada una y se las cuentan. ahora han pasado de tener una idea cada uno a terner 2 . Ambos ganan

  • comment-avatar

    […] Cómo plantar la semilla de una idea en la cabeza de terceros o cómo hacer márketing de pillos int… […]

  • comment-avatar

    […] en primera persona en vez de haberse dejado “comer la cabeza” de un tercero. Se trata de implantar una semilla en la cabeza del responsable para que llegue a la inevitable conclusión de cambio hacia la ruta […]

  • comment-avatar

    […] ellas mismas, en vez de haberse dejado “lavar la cabeza” por alguien más. Se trata de plantar una semilla para que llegue a la inevitable conclusión de cambio hacia la ruta […]

  • Disqus ( )