Un detalle no es caro pero vale mucho

Los pequeños gestos marcan la diferencia en los negocios. No compitas por el precio, lucha por el corazón de tus clientes y serás invencible.

Son los pequeños gestos que marcan la diferencia. Es la mirada de tu pareja que ha hecho que te enamorarás de él o ella. No hacía falta que dijera mucho porque con el “Hola” ya te tenia.

El valor de los gestos en los negociosDerechos de foto de Fotolia

¿Si en la “vida real” los detalles son tan importantes por qué les damos tan poca importancia en el mundo de los negocios? Probablemente una explicación sea que no vemos en cómo nos puede ayudar para llevar nuestro proyecto o empresa al próximo nivel.

El impacto de los detalles en tus usuarios y clientes

Igual muchos no son conscientes del efecto positivo que tienen los detalles en un cliente potencial o existente. Más que generar un impacto se trata de dejar huella.

  • Momento de felicidad: los usuarios están acostumbrados al mal trato de grandes empresas. Siempre se esperan lo peor. Si das más de lo que tienes que hacer cumpliendo con lo esencial vas a generar una sensación de felicidad y satisfacción de haber realizado una buena elección siendo tu cliente y no de otra persona o empresa.
  • Potencial de viralidad: siempre cuando consigues sorprender a través de un pequeño gesto inesperado provocas una reacción. El momento de felicidad es algo que se comparte con terceros. Si se trata de un regalo muchos usuarios lo suelen compartir a través de una foto en redes sociales por lo que aumentas la difusión de tu pequeño detalle.
  • Mejor fidelización y retención: lo que marca la diferencia se recuerda. Destacar del resto de la competencia aumenta la probabilidad de retención del cliente. Es más complicado que se vaya con el próximo que tenga una mejor oferta económica que tú. No compitas por el precio, lucha por el corazón de tus clientes y serás invencible.

¿Qué tipo de gestos y detalles generan emociones positivas?

La pregunta del millón es cómo conseguir dejar huella en tus clientes a través de pequeños gestos que no cuesten mucho dinero. A pesar de no generar un impacto negativo importante a nivel de costes, no hay que subestimar el esfuerzo que requiere tener pequeños detalles.

1. Un pequeño regalo: a todos nos gusta recibir pequeños regalitos. Aunque tu mujer te diga que ya no le importa que le regales algo en su cumpleaños miente. Imagínate el momento de felicidad de alguien que recibe de manera inesperada un pequeño detalle que le alegra el día.

2. Una respuesta rápida: cuando contactas con una empresa típicamente no te esperas que te respondan de manera inmediata. Ser ágil y enviar un correo pocos minutos o horas después de recibirlo dice mucho de ti. Incluso los fines de semana deberías encontrar una manera para estar ahí para cuando tus clientes necesiten tu ayuda.

3. Ir más allá de lo contratado: no te conformes con dar un buen servicio. Tienes que superar las expectativas para realmente dejar huella. Cumplir no es suficientes porque eso es el mínimo que esperan de ti. Siempre que puedas ofrece un mejor servicio del contratado y estarás cerca del corazón de tus clientes.

Un pequeño detalle no tiene que costar mucho dinero pero vale mucho. No significa que sea fácil de conseguir. Es incluso todo lo contrario. En la mayoría de los casos supone un gran esfuerzo.

¿Cuáles son tus consejos para dejar huella en tus clientes a través de pequeños gestos?

“Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras esperan la gran felicidad.”

(Pearl S. Buck)

  1. Muy bueno Carlos.
    Ya el hecho de dedicarle un post entero a los pequeños detalles dice mucho, pero es que es cierto que esas cosas que pueden ser pequeñas o implicar un pequeño costo o esfuerzo pueden traer grandes resultados. A parte que en este mundo de réplicas y duplicados, alguien que se preocupe por ti, por el cliente que siempre es único, es de agradecer y acaba devolviéndose con creces.
    Buen trabajo!

    Responder
  2. Tienes razón Carlos.
    Estoy a punto de comenzar con una tienda online,y me he dado cuenta q no compremos por cuestiones de confianza,por las fotos,por la falta de enlaces y relaciones y alusiones a otras personas o enlaces que tengan relación.
    Un regalo, un detalle,una bolsita de sal para la carne ……
    …….q nos gustaría q nos regalaron a nosotros y q sea original.
    Cuanta razón tienes

    Responder
  3. Muy buenos consejos, Carlos. Yo no tengo un negocio, pero sí estoy intentando desarrollar mi marca personal; y sé que mis lectoras están muy satisfechas cuando respondo con rapidez a sus correos electrónicos. A mí también me gustan esos detalles cuando escribo a una marca o a un blog, y creo que no cuesta mucho en realidad.

    Gracias por el post.

    Saludos.

    Desirée
    Diario de la Negra Flor

    Responder
  4. La verdad es que si una empresa me ofrece un producto disponible en muchas otras es muy fácil que me decida por esa antes que las otras si también te regala cualquier chorrada. Es buena idea.

    Responder
  5. Nodo: Aunque pueda sonar raro, trata a cada cliente/usuario como si fuera el mejor de tus comerciales. Es decir, como si fuera un nodo de tu red de servicios… porque si lo tratas bien, a la larga, lo acabará siendo…

    Responder
  6. Me ha gustado mucho el post Carlos. Para mi la clave esta en superar las expectativas de tus clientes, puede ser con un regalo físico o un servicio algo mayor de lo contratado. Intenta conocer bien a tu cliente para saber que valora mas.

    Responder
  7. Gracias Carlos por contestar al comentario del otro día y por este post. Estoy totalmente de acuerdo en todos los puntos que has dicho.
    Gracias por compartir tu conocimiento.

    Responder
  8. Para mí es esencial el trato. Cada persona es única y si les tratas como tal, lo agradecen. Para eso hay que escuchar, recordar lo que te han dicho en ocasiones anteriores, hacer guiños hacia esa relación personal en los comentarios generales, etc. Otro punto muy importante es hacer que las personas se sientan bien consigo mismas tras haber tratado contigo. Cuando haces que los demás se sientan mejores de lo que se creían, se sienten reconfortados y vuelven.

    Responder
  9. Estoy de acuerdo en todas tus apreciaciones. El mundo de los negocios fácilmente olvida que se debe a sus clientes-personas. Falta mucha empatía. Cada una de estas personas que se acercan a tu empresa planteando una necesidad merece ser escuchada, tratada con respeto. Podrás atender o no su necesidad (a veces puede que no esté en tu mano); pero, en cualquier caso, hay que conseguir que no se vayan de vacío. Solamente se trata de conectar y mostrarse sincero, sin dobleces. Ese cliente volverá, seguro.
    Un saludo

    Responder
  10. Hola!!

    Compro el pan en la panadería en la que la chica me llama “guapo, cariño, etc.” y sabe el pan que quiero y me intenta dar recién hecho. Tomo el café en las cafeterías en las que me conocen por el nombre, me ofrecen una sonrisa y saben lo que tomo. No son ni el pan ni el café más baratos de la zona, pero sí donde la experiencia de consumir me resulta más satisfactoria. Y eso, llegar a los sentimientos, es lo que realmente cuenta a la hora de ganarte a las personas.

    Por mi parte, también intento estar ahí cuando mis clientes, ya sean americanos o asiáticos, tienen consultas, aunque “no sea” mi horario de trabajo. Y puedo asegurarte que me han agradecido más esa pronta respuesta (en casos de gran desfase horario cobra más peso) en fin de semana o fuera de horas, que la solución en sí. Las personas valoramos mucho que otras personas hagan un esfuerzo por nosotros.

    Si vendes algo o a ti mismo y la gente acabamos llegando a ti, ten por seguro que esperaremos que estés ahí. Si no te encontramos, buscaremos a otro.

    Conclusión: los “grandes” detalles (mal llamados pequeños), son los que fidelizan clientes.

    Un saludo y felicidades como siempre por tu blog.

    Responder
  11. La cabeza humana pesa cuatro kilos…

    …pero no siempre los utilizamos. El detalle es ese 20% que marca la diferencia y siempre nos lo deberíamos currar.

    Responder
  12. Algunas empresas sí que tienen ciertos detalles con los clientes por confiar en sus produtos/servicios. Un ejemplo de ésto lo podéis encontrar en mi blog: http://comprandoenlaweb.wordpress.com/2013/06/20/un-detalle-vale-mas-que-mil-campanas/
    Saludos ;)

    Responder
  13. Totalmente de acuerdo, Carlos. Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia. Y en nuestra empresa, Ontranslation, consideramos que el trato con el cliente (así como con los trabajadores) es absolutamente esencial y por eso, hay que cuidarlos. :)

    Nosotros por ejemplo hicimos una campaña de Navidad en la que quisimos regalarles a cada uno de los clientes los ingredientes necesarios para hacer un bizcocho (además de una postal personalizada). Aquí os dejamos un link donde podéis verlo, si os apetece:

    http://blog.ontranslation.es/2012/12/47cronica-campana-de-navidad-merryon2013/

    ¡Un saludo y hasta pronto!

    Responder
  14. Rosy Villarreal junio 27, 2013, 9:37 am

    Me encanto el articulo, felicidades!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *