Te regalo una idea – copia un producto de éxito

“Inspirarse” de modelos de negocio o productos que ya están funcionando en otros mercados no tiene nada malo. Puede ser el principio de un caso de éxito propio.

Hoy igual debería haber titulado la serie “te copio una idea”. El concepto de los copycat no es nada nuevo y se aplica hace décadas en el mundo de las start-ups. De hecho mi primera aventura Coguan fue la réplica de una empresa de estados unidos llamada Adbrite. Después de 5 años tuvimos que cerrar. Curiosamente Adbrite 2 o 3 años más tarde también.

copycatDerechos de foto de Adobe Stock

En Alemania hemos tenido hoy el segundo día festivo. El 26 tampoco se trabaja. Un día lo pasas con los padres de ella y otro con los padres de él. Como planteamiento no está mal pero si pienso en la cantidad de festivos que ya tenemos en España mejor no añadir todavía uno más… ;)

He estado hablando con mi hermano mayor que acaba de cerrar un proyecto empresarial y ya está buscando el próximo. Una de sus ideas es hacer justo eso. Copiar una idea existente de un mercado y llevarlo a otro. Para llevarlo a cabo tienes que tener en cuenta esto:

  • Puedes moverte dentro de la misma geografía si copias una idea y la llevas a otro sector. Igual te suena el “el Airbnb de los…”.
  • Puedes “inspirarte” de un modelo de negocio en un país e implementarlo dentro del tuyo (el modelo clásico de los copycat.
  • En vez de copiar también puedes intentar obtener la exclusividad sobre la distribución en tu país de la marca original. Es el caso que me ha hecho perder el derecho de vender Lopifit.

Si piensas en los chinos o en su momento los japoneses es justo lo que hacen/ hicieron a nivel de producto. La copia es el primer paso para lograr con el tiempo algo superior. No veo nada malo en ello mientras que se respeten derechos de autor y copyright. Tampoco tiene sentido ir a la cárcel emprender un negocio… ;)

Al final todos nos inspiramos en algo. Incluso el original ha tenido alguna referencia para hacer lo que hacen. Es un primer paso. El hecho que ya funcione en un mercado te reduce el riesgo de fracaso pero evidentemente no es una garantía de éxito. De hecho mi caso propio de Coguan es el mejor ejemplo. No nos funcionó pero aun así me aportó muchísimo como emprendedor. Gracias a aquel “fracaso” estoy haciendo lo que me gusta. Así que tampoco podemos decir que todo hay sido malo… ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *