Si no te gusta la respuesta, busca una nueva

He vuelto a re-descubrir una de esas verdades que aprendes con el paso del tiempo. Si no te gusta una respuesta, sigue buscando otra que te encaje mejor.

En estos momentos nos estamos mudando de España a Alemania y me toca encontrar una nueva cocina para la familia. Está siendo un proceso largo y doloroso porque le he estado dando muchas vueltas al tema. En un primer instante quería comprar una de segunda mano pero esto implicaba además organizar un transporte, alguien que te la monta y tener la suerte que las medidas más o menos encajen con el espacio que tienes disponible.

buscar respuestasDerechos de foto de Adobe Stock

Mi experiencia de compra de cocina y los 3 vendedores

Un día llegó un folleto una oferta para cocinas con financiación a 5 años sin intereses. Pues “solucionado” me dije. Me negaba gastarme tanto dinero para una cocina sobre todo teniendo en cuenta que sería dinero que no iba a poder utilizar para compras para estas Navidades. Bajo esta premisa me fui de camino a la tienda de cocinas y me aconsejaron bastante bien. Me quede contento con el resultado y lo iba a comentar con mi mujer antes de hacer el pedido. Dicho y hecho. Vuelvo por segunda vez y me topo con un vendedor nuevo. No únicamente me quiere cobrar 100 euros por hacerme llegar la cocina en el plazo que el otro ya me había prometido sino además me dice que dado que llevo tan poco tiempo en Alemania no me iba a dar la financiación. Todavía sin cocina nueva vuelvo a casa. Después de darle otra vuelta más ya quiero cerrar el tema, pagar de golpe y tachar esta tarea de mi lista. Doy nuevamente con un vendedor nuevo. Este me pareció el más simpático de todo porque me comentó un par de trucos que podía utilizar para ahorrar algo de dinero. Además dio un consejo como finalmente sí que podría recibir la financiación a 5 años sin intereses.

Mi lección de vida que saco de esto

En resumen. Sigo sin cocina pero he descubierto nuevas oportunidades. Mi conclusión es esta:

El primer vendedor tuvo un trato excelente. Fue demasiado correcto para darme los trucos que me iban a permitir ahorrarme algo de dinero. No me solucionó todos mis problemas.

El segundo vendedor me puso las cosas difíciles. Me quiso sacar más dinero por servicios que el otro ya me había incluido. Me creó problemas nuevos.

El tercer vendedor estaba de mi lado. Se puso en mi piel y me aconsejo de la mejor forma aunque esto significaba que su empresa tendría pequeñas desventajas. ¿Me solucionará todos mis problemas? Hoy iré de nuevo.

Lo que yo me he encontrado durante el proceso de compra de la cocina es una buena lección de vida. En ocasiones el mismo asunto puede tener muchas respuestas de las cuales al principio la gran mayoría no son evidentes. Un posible aprendizaje puede variar, puedes recibir información que lo contradice pero debes consultar con varias fuentes antes de llegar a conclusiones precipitadas.

No hay que rendirse a la primera. Hay zonas grises que puedes explorar siempre que te muevas dentro de un marco legal y éticamente correcto. Las cosas nunca son como aparentan al principio. Por lo tanto.

Si no te gusta la primera respuesta, sigue buscando. Hoy también sabré si al final me financian la cocina o no. De todas formas hoy tacharé el punto de mi lista. Prometido. ;)

Stay tuned.

Consultar fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *