Si no estás seguro, no lo hagas

Será la edad, digo yo. Hace años no me hubiera planteado rechazar un cliente o darle más importancia a un ingreso a largo plazo que uno a corto.

MurphyFoto de Adobe Stock

Esta mañana le he comunicado a un cliente que no le voy a poder servicio el próximo mes. El caso es que tengo una persona que deja Beguerrilla y que era la encargada de la cuenta. Era cuestión de tiempo de que se fuese ya que suelo contratar gente que son emprendedores y tienes proyectos propios.

Sé que a corto plazo no voy a poder dar un buen servicio por lo que he preferido no seguir adelante con este cliente. No hubiera sido complicado sacarle un o dos meses más pero prefiero quedar bien que ingresar un poco más durante un tiempo para luego quemar la relación buena que tengo.

Estoy convencido de que crecer no es la única opción. Si este negocio sería una acción lo mantendría en posición de “hold”. Es decir no invierto más ni me lo quito. Lo mantengo pero sin forzar la máquina para seguir creciendo.

En los últimos años me he dado cuenta que si no estás seguro, mejor no lo hagas.

  • He cometido el error montando una start-up como la de Coguan sin tener la experiencia necesaria.
  • He dado marcha atrás a la hora de asociarme con alguien porque no lo tenía 100% claro. Ha sido complicado pero al final siempre es peor.
  • No he sacado provecho de una oportunidad profesional que proporcionaba ingresos atractivos porque no me atraía la tarea.

Está claro que a veces ganas en experiencia que aporta otro gran activo. El “no lo hagas” lo vas intuyendo con el cumulo de años y cosas que te van sucediendo.

Al final suele aplicarse la Ley de Murphy. Todo lo que puede ir mal, irá mal. Y te lo dice un optimista de naturaleza… ;)

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *