Ser normal es suficiente

¿Por qué tan pocas personas logran tener éxito en la vida? No se trata realmente de destacar. Mi teoría es que es suficiente con ser más normal.

Me gustan las estadísticas. No siempre necesito datos existentes para desarrollar una hipótesis. Estimo que el 95% de las personas de media ve lo suficiente como para conducir un coche, tiene la talla adecuada para ir en una montaña rusa, la fuerza para levantar un paquete de 12 litros de agua, etc.

Ser normalDerechos de foto de Fotolia

¿Para qué te cuento todo este rollo? Muy sencillo. La gran mayoría de nosotros llega a este mundo teniendo todos los elementos y el equipamiento que hace falta para lograr cualquier cosa que se proponga. Tú también.

El 95% de nosotros tiene las capacidades básicas para lograr cualquier cosa en su vida

Al principio no hay nadie que destaque. Todos tenemos las capacidades esenciales hacer realidad nuestros sueños. Somos afortunados de haber nacido en esta zona del planeta. Si tienes acceso a internet para visitar este blog, hay una probabilidad del 95% que tú hasta cierto punto también lo seas.

¿Qué hace al final que algunos pocos destaquen y tengan éxito cuando la gran mayoría se queda atrás? Mi teoría es que todos somos “normales”. Siempre hay un porcentaje pequeño con talentos extraordinarios. Pero no es lo que te hace realmente falta porque al final tampoco es una garantía de éxito.

Mi teoría sobre los 3 grupos de personas normales

Todos somos iguales. Nacemos igual pero luego nos desarrollamos de manera diferente. Influye mucho nuestro entorno, la educación, nuestros amigos, etc. pero al final tú tienes tu destino en tus manos y decides. Las personas con talentos normales como tú y yo se dividen en 3 grupos.

1. Menos normal: también se puede escribir “- normal”. Están por debajo de sus posibilidades. Creen que la vida no les ha dado suficientemente talento para lograr sus sueños. Culpan a veces a terceros que no tienen un casa bonita, un coche rápido, amigos buenos, etc. La vida en ocasiones les ha creado barreras pero la más importante son ellos mismos por no confiar en su normalidad.

2. Totalmente normal: son el grupo de personas que hacen lo que les dicen. Con ello suelen tener mucho éxito porque cumplen con las expectativas aunque estas típicamente sean bajas. En ocasiones se considera que han triunfado sobre todo si preguntas a alguien del grupo de los “menos normal”. No se esfuerzan más porque nunca nadie se lo ha pedido y no se lo han planteado. Hay muchas personas que llegan a ser feliz viviendo de esta manera. A veces les tengo envidia…

3. Más normal: también se puede escribir “+ normal”. Son aquellas personas que hacen lo que pueden. Logran lo que tienen dentro de sí. En un mundo donde el esfuerzo está infravalorado es fácil destacar haciendo un poco más. Lo que debería ser normal se considera extraordinario porque tan pocos se atreven a confiar en lo que son capaces de hacer. “Eso no funciona”. “¿Tú?”. “¡En la vida!”. Son frases sencillas que impiden al primer y segundo grupo ir más allá. Son aquellos que no les importa que les llamen idiota porque durante mucho tiempo trabajan 3 veces más que los demás sin recibir ningún premio a cambio. Es un pecado hacer menos de lo que puedes. Es tirar tu talento a la basura.

No se trata de ser un superhéroe o convertirte en Messi, Einstein, Picasso o algún otro genio. Será totalmente suficiente ser “más normal”. No te pido más.

  1. Totalmente se acuerdo… Tu serías como super normal!! Yo me considero una pesona con millones de proyectos y planes en mi cabeza y alguno lo voy llevando a cabo.

    Muchas gracias por compartir tus teorias Carlos.

    Un saludo

    Responder
  2. Una cosa realmente importarte: Todos nacemos con la felicidad de serie.

    Confundir la felicidad con el éxito es uno de los mayores errores en los que nos hace caer la publicidad. Es decir, la felicidad no cuesta nada y el éxito cuesta un puñao.

    Responder
    • @Jorge: “super normal” me gusta… ;)

      @Javy: estoy de acuerdo con la primera parte de tu comentario pero no con la segunda. Felicidad y éxito no están necesariamente relacionadas pero desde mi punto de vista la felicidad no es gratis porque no es tan fácil como puede parecer a primera vista serlo…

      Responder
  3. Gran post Carlos, soy del tercer grupo creo.

    Responder
  4. Buen post, y me considero del 3 grupo, aunque quiero ver hasta donde llegan mis limites y ver hasta donde puedo llegar con mi primer proyecto.

    Felicidad y éxito no van relacionadas necesariamente como decís, pero si tienes éxito sueles sentir más felicidad, pero en mi caso soy feliz solo de estar intentando lanzar este proyecto y ver como si que soy capaz de hacer un post diario en el blog y esfumar esas dudas sobre mi de mi cabeza y empezarme a crear que puedo hacer mucho más de lo que hago.

    Saludos.

    Responder
  5. [...] se mereciera un artículo, no estaba por la labor hasta que he leído el post de Carlos Bravo, Ser normal es suficiente, y me lo he podido evitar, he abierto el ordenador, click en Scrivener y aquí me tenéis [...]

    Responder
  6. Julio Aguayo Goded noviembre 18, 2013, 3:38 pm

    Hola Carlos,

    Estoy de acuerdo contigo, puedo leer entre lineas que le das importancia al autoestima. Creo que es vital la confianza en uno mismo para llevar a cabo los suenos de cada uno. Tambien estoy de acuerdo en que hay un grupo mayoritario instalado en el conformismo de hacer lo justo para que el resto no pueda pensar que no esta en el estatus de ” no le van las cosas”.

    La felicidad no es gratis en ningun caso, es mas creo que una parte importante de la felicidad es desarrollar tus talentos y si encima ganas pasta…

    Y cuando llegue el exito llevarlo con NORMALIDAD, ESA ES LA CLAVE.

    Responder
  7. ¿Cómo consideras a la mayor parte de la gente que te rodea? Menos normal, totalmente normal o más normal.
    Así eres tú.
    ¡Gracias Carlos!

    Responder
  8. Creo que es la primera vez que le veo bondad al término “normal”… :-)
    Gracias!

    Responder
  9. No puedo estar más de acuerdo contigo.

    Lo que hace que nos movamos entre los niveles que describes no es más que la cantidad de trabajo, tesón y capacidad de sufrimiento que somos capaces de aportar/soportar.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *