¿Se puede compaginar el buen rollo y la productividad en una empresa?

El “buen rollo” dentro de una empresa no aporta necesariamente únicamente cosas buenas al ambiente del trabajo. ¿Compensa fomentarlo?

“Pregunta extraña” podrías decir. “Otra cosa no tiene nada que ver con la otra” podrías pensar. Mira, yo no he hecho ningún estudio científico sobre el tema así que no esperes de mí una respuesta exacta porque no la tengo.

cachondeo oficinaDerechos de foto de Adobe Stock

Lo que si te puedo aportar es la experiencia de vivirlo en primera persona. En mis negocios y equipos tengo la suerte de tener un activo importante. Es el “buen rollo”. Al mismo tiempo también es un intangible increíblemente frágil que se puede romper en un instante.

El “buen rollo” es contraproducente

Vamos a empezar con una posible perspectiva. El buen rollo es contraproducente por una razón sencilla. Para tener ese ambiente se requiere conversación. En ocasiones esta comunicación puede convertirse en “cachondeo” sin parar que impide un flujo de trabajo efectivo.

Hay momentos durante el día donde te das cuenta. Te quieres concentrar pero hay demasiado ruido. La gente se ríe, gasta bromas, etc. Pierdes tiempo porque no estás todo lo concentrado que podrías estar. En este caso el buen rollo podría frenar la productividad.

El “buen rollo” te hace más productivo

Seamos sinceros. Por mucho que lo intentemos no vamos a ser nunca 100% productivos durante una jornada entera de trabajo. De vez en cuando pasar un buen rato con los compañeros de trabajo puede desestresar.

Al final el estar bien en el trabajo te hace más feliz. Cuando te gusta levantarte y vas con alegría rindes mejor. Incluso aquellos momentos que impiden ser productivos porque domina el cachondeo hace que todo funcione mejor.

No sé tú pero poniendo frenos al cachondeo cuando se desmadra la cosa soy partidario de fomentar el “buen rollo”. Al final como gerente, CEO, propietario de un negocio, etc. te beneficio. No únicamente a nivel de ingresos sino también a nivel de satisfacción personal. Piénsalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *