Postureo en redes sociales – ¿construye o destruye?

¿Cuánto tiempo pasas en conectar con tus “amigos” en Facebook y seguidores en Twitter postureando? ¿La marca personal merece tal esfuerzo?

No es la primera vez que hablo sobre este tema. Lo que antes hacíamos únicamente ante un grupo privado de amigos íntimos (o ni eso) ahora lo hacemos delante de todo el mundo: estoy hablando del postureo en redes sociales.

postureo redes socialesDerechos de foto de Fotolia

Puede que en los últimos años la definición de amigo se interprete de forma más amplia y es por ello que queremos compartir con todo el mundo lo que estamos comiendo, el deporte que estamos practicando o el lugar al que estamos viajando.

Puede también que algunos piensen que el postureo aporta a crear una marca personal. Lo peor de todo es que es así, para bien y para mal. Muchos no son conscientes que no siempre es una ventaja. La marca personal te puede llegar a perjudicar en algunos casos.

Está claro que todos nosotros nos queremos presentar de la mejor forma posible. Cada foto y mensaje que enviamos para mostrar el mejor lado de nosotros es al mismo tiempo también una provocación. El ser humano tiene cierta tendencia al lado oscuro lo que implica envidia a los éxitos y/o alegría a los fracasos ajenos.

Está claro que nunca puedes gustar al 100%. Nunca debe ser el objetivo de nuestras acciones. También hay que tener claro que no hay sitio para cientos o miles de marcas personales. Si todos buscamos atención al final no quedarán espectadores, sino únicamente actores que no tienen a nadie que puedan entretener.

Soy de aquellos que piensa que la mejor forma de hacer branding personal es haciendo cosas sin necesariamente estar siempre contando todo en cada momento. Las cosas buenas llegarán tarde o temprano a las personas sin necesidad de compartir todo siempre. Esto implica también no compartir todas las menciones que hagan de nosotros en redes.

A veces la acción es preferible a la interacción. Pongamos esfuerzos en hacer cosas y perder menos tiempo en contarlas… ;)

  1. Estoy de acuerdo, porque tanta exposición en todas las redes sociales en las que uno pueda estar presente, ya abruma. Y abrumar al resto tiene más peligro que pasar casi desapercibido. Cuando la gente te ve de vez en cuando, les puedes dejar con ganas de más y eso siempre viene bien, sin embargo cuando abrumas ya no te van a querer ver más por muy bueno que seas…

    Responder
  2. Es una forma más de procrastinación, auto convenciéndonos de que somos productivos por que estamos creando marca personal.

    Responder
  3. ¡Muy buenas Carlos!
    Creo que al final es inevitable que se utilicen las redes sociales para “posturear”. Si a mucha gente ya le gustaba aparentar sin tener redes sociales, ahora que las tienen han encontrado un lugar para intentar amplificar su mensaje. Eso sí, lo importante es no dejar condicionar nuestro estado de ánimo por estos estímulos porque si no vamos a estar perdidos…
    ¡Muchas gracias por el artículo! Tus posts siempre invitan a la reflexión :)
    ¡Un abrazo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *