Por qué visualizar tu objetivo es esencial para batir a tu peor enemigo

Imaginarse conseguir el objetivo es un primer paso para lograrlos. No basta visualizar, hay que mover el culo para poder llegar.

Tu peor enemigo. Probablemente ya sabes quién es. No es muy complicado de averiguar. Eres tú mismo. La principal razón para no lograr tus objetivos es porque no confías en que tú eres el único responsable para ello.

ImaginaciónDerechos de foto de Fotolia

Lo más difícil no es lograr el objetivo sino recorrer todo el camino que es necesario para ello. Cualquiera puede realizar una maratón pero pocos son capaces de tener la disciplina de salir a correr durante meses dando igual si llueve, si uno está cansado, estresado o si la motivación para salir es nula. Muchos subestiman el potencial de la visualización para lograr lo que te propones.

Imaginarte tener un negocio de éxito únicamente es una parte. Evidentemente tienes que hacer todo lo posible e imposible para realmente lograrlo. No muchos aguantan porque para empezar no todos los negocios pueden funcionar. De aquellos que permanecen únicamente sobrevivirán aquellos que tienen una fuerza sobrehumana. ¿De dónde la sacan?

Algunos sin duda harán uso de la visualización. Cuando entreno y tengo que apretar el culo me imagino mi mujer y mis 2 peques en la línea de meta de la maratón. Pienso que no corro para mí sino para ellos. Estos pensamientos son increíblemente potentes porque apelan a los instintos básicos: proteger la familia. Es como encender el turbo del coche. A veces dura un par de minutos, en otras ocasiones únicamente un par de segundos. Da igual el tiempo que tengas ese subidón te ayuda superar cualquier cosa.

Es un consejo que he empezado a aplicar desde que leí una entrevista con un ultrafondista. Le preguntaron de por qué era capaz de correr tan largas distancias. Compartió que se imaginaba en el camino estaciones donde iba a encontrar su mejor amigo, sus padres, su novia, sus abuelos, etc. y cómo ellos iban a animarle para seguir luchando. La imaginación es una fuerza impresionante e infinita para superar los obstáculos.

No basta con imaginarse las cosas. También hay que hacerlas. Una cosa es segura: vas a sufrir y va a doler. Pero otra cosa también es segura. Si quieres, podrás superarlo.

  1. ¡Qué gran lección Carlos!

    Lo cierto es que últimamente, con una corriente de autoayuda repleta hasta los topes del mantra de “visualiza y lo conseguirás” hacía falta decir que sí, es bueno visualizar, pero hay que moverse, hay que actuar, no podemos simplemente sentarnos a esperar a que vengan los cambios a nuestra vida o se terminen las tareas pendientes por si solas.

    Por otro lado, en el terreno de los físico, los científicos están comprobando que cuando visualizamos una acción determinada, como correr, golpear una pelota con una raqueta o ejercitar el bíceps, por poner unos ejemplos, se activan los mismos circuitos cerebrales que aquellos que se activan cuando sí que hacemos la actividad en cuestión.

    Es decir, la visualización se asemeja mucho más de lo que pensamos a llevar a cabo la tarea en cuestión, a excepción de la parte ejecutiva claro está. Por lo tanto es una muy buena estrategia que nos ayuda a estar más cerca de nuestros propósitos.

    Un saludo,

    Responder
  2. Y los que estamos solteros y sin hijos apelaremos al egoísmo narcicista.

    Responder
  3. Igual que visualizas los objetivos, también conviene visualizar las herramientas que vas a utilizar para conseguirlos…

    Responder
  4. […] “Por qué visualizar tu objetivo es esencial para batir a tu peor enemigo” de Carlos Bravo […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *