Por qué una empresa grande le da tres patadas a una start-up

A todos nos gusta escuchar que las empresas grandes no son flexibles, lentas y que les cuesta actuar. La realidad es otra.

Yo mismo me lo he creído durante años. La propaganda estartapil de la que formo parte yo mismo nos hace creer que las start-ups tienen una ventaja competitiva frente a las grandes empresas. Te seré sincero. Es una mentira como una casa.

luchaDerechos de foto de Adobe Stock

En el mundo de las start-ups, David casi nunca gana

Las grandes empresas ganan en recursos, conocimiento, experiencia, etc. con creces. Sí, es cierto que hay start-ups que han logrado ganarle a Goliat pero dime tú a mi ahora si eso es la regla o más bien la excepción. Conocemos esos 10 casos donde el pequeño le ha ganado al grande pero desconocemos los cientos de miles de veces donde sucede lo esperado. El fuerte le gana al débil. Mi start-up Coguan fue uno de esos casos.

Las empresas grandes ya se han dado cuenta hace tiempo que tienen que actuar con mayor velocidad y aunque no lo consigan de la misma forma que una start-up han mejorado mucho al respecto. No combates a una gran corporación con una victoria en una batalla. Muchas de ellas tienen los recursos para luchar 20 más sin verse demasiado afectadas si siguen perdiendo. Tú en cambio si eres esa start-up te lo juegas todo en una única batalla.

Lo que debes tener claro como start-up

Está claro que tienes ventajas como start-up pero tampoco debes sobreestimarlas. Son fortalezas que te ayudan moverte más rápido pero ten mucho cuidado cuando te metes en batallas mortales. Las historias victoriosas de algunas pocas suenan muy bien pero las estadísticas juegan en contra de ti. Hay gente que gana la lotería pero… ¿Cuántas veces te ha tocado a ti el gordo?

No montes un negocio que dependa demasiado del factor suerte. Apuesta por un crecimiento continuo y duradero. Piensa en un árbol el que año tras año va añadiendo aros en su tronco. Con el paso del tiempo es cada vez más complicado arrancarlo por su pura masa y porque sus raíces están ya tan metidas en la tierra.

Poco a poco puedes hacerte más fuerte. Al principio eres demasiado débil para meterte en batallas que no vas a ganar. No confíes en los cuentos de hadas.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *