Por qué un calendario editorial no te sirve

Una de las primeras cosas que te enseñan a la hora de empezar con el blogging es el calendario editorial. Llevo 5 años con esto y nunca he utilizado uno.

Estoy a punto de embarcar a Barcelona. Estaré toda la mañana con reuniones. La hora de la comida la he aprovechado también para hacer networking y por la tarde imparto el Curso de Facebook Ads. Luego me recoge un amigo porque esta vez no haré ida y vuelta el mismo día y así aprovecho para saber cómo va su vida en mayor profundidad que lo que daría una llamada telefónica.

calendario editorialDerechos de foto de Fotolia

El único hueco para escribir y programar el post diario lo tengo durante el vuelo. Así que ya he empezado a escribir mientras observo como los primeros pasajeros ya están embarcando. ¿Para qué te estoy contando mi vida?

Por qué un calendario editorial no es para todo el mundo

Me considero una persona creativa por lo que mis posts surgen por impulsos y de forma espontanea. Ahora todavía no sé sobre lo que escribiré mañana pero la experiencia de los últimos 3 años me ha demostrado que eso no me tiene que preocupar porque lo encontraré.

Muchos lectores me han preguntado si utilizo un calendario editorial para poder publicar con una frecuencia tan elevada. Igual antes de seguir respondamos brevemente en lo que consisten un calendario editorial. Tal como indica el nombre es un documento que apoya al blogger en la planificación de las temáticas para su bitácora. De esta forma ya sabes con una antelación de 1-4 semanas lo que vas a escribir.

Te seré sincero. Un calendario editorial mataría mi blog porque apagaría la creatividad. Es mi caso particular pero en un día como hoy tener que escribir sobre un tema que he planificado hace semanas me sería sumamente complicado. Cuando estoy bajo presión necesito escribir sobre algo que me salga de forma natural y me aparezca tocar en ese momento. Es muy probable que un calendario editorial en pocas ocasiones encajaría con mis preferencias temáticas a tocar.

Cómo un calendario editorial podría funcionar bien

Está claro que lo que funciona para mí no tiene que ser necesariamente el caso de otra persona. Hay bloggers que necesitan un plan porque tienen una personalidad diferente a la mía. Hay personas que necesitan esa seguridad que aporta la planificación. Yo me “invento” el contenido en el momento que escribo cuando otros igual ya han invertido horas previas de investigación y tienen un plan antes de ponerse a escribir. Está claro también que si eres periodista o escribir es tu profesión es muy posible que algún tipo de planificación sea inevitable incluso para personas más creativas.

También en estos casos puede venir bien dejar algo de margen a poder ser espontaneo. Mi calendario editorial ideal funcionaría de la siguiente manera:

  • Planificación al 50% con margen: tiene que haber siempre margen para la creatividad. Las mejores ideas pueden surgir en el momento y requieren una redacción inmediata para que no desaparezcan como un pensamiento fugaz.
  • Los temas se pueden mover: aunque haya planifica escribir el martes sobre “cocina vegetariana” tiene que haber la flexibilidad de mover los temas y avanzar “recetas vegetarianas con frutas” que estaba previsto para el jueves pero ahora me apetece más.
  • Cambios semanales: digamos que planifico mis temas con 4 semanas de antelación. En este caso puede tener sentido aplicar una revisión semanal para mover, modificar, añadir y eliminar ideas del calendario editorial. Con cada día que avanza sabemos más que el anterior y eso se debe reflejar en el blog de esa manera en cada momento.

Un calendario editorial no le sirve a todo el mundo pero le puede funcionar a muchos. No hay que tener una mala conciencia por tener ninguno porque no serás el único bicho raro en ese sentido. Cuando la frecuencia de publicación aumenta y te pagan por escribir es una herramienta que puede tener sentido para mejorar tu planificación. Aun así deberías reservar espacios y diseñarla de forma flexible para que no pierdas la parte creativa que llevas dentro de ti.

  1. Puede que un calendario editorial no te sea útil porque escribes un post diario y parece que no tienes ningún problema. Yo me he planteado varias veces elaborar uno para ver si consigo publicar también un artículo todos los días en mi blog, sobre todo para organizar el tipo de contenido que incluir cada día. Supongo que, como todo, todas las cosas no funcionan igual a todo el mundo, así que antes de elaborar un calendario editorial sería una buena idea pararnos a pensar en el tipo de creadores que somos y probar más de una técnica o combinar al principio métodos distintos e ir desechando los más improductivos.
    Creo que voy a elaborar mi propio calendario y más adelante repasaré este post para comentarte cómo me ha ido a mí.
    Saludos.

    Responder
  2. Creo q en mi caso la planificación flexible seria la perfección. Semanalmente programar temas pero si un día me apeteciera cambiarlos no pasa nada. De esta forma si no tengo tema siempre tengo algo a lo que agarrarme y si surge otra cosa la puedo usar y dejar el otro para otro día con menos inspiración

    Responder
  3. Creo que el título de esta entrada debió haber sido “Por qué un calendario editorial no es para todo el mundo”.

    Me parece bien que los calendarios editoriales no sean para ti. En lo que a mí respecta, un calendario me ha ayudado a organizar no sólo las publicaciones de mi blog, sino también otras facetas como los contenidos que pongo en Facebook y Twitter.

    Algo en lo que no estoy de acuerdo es que el calendario mate la creatividad y la espontaneidad. Yo uso el calendario y sigo escribiendo lo que me pega en gana.

    Quizás la única desventaja que le veo al calendario es que es un coñazo tener que reorganizar todo cuando por X o Y razón tienes que cambiar el orden que tenías planeado para las entradas, me hace extrañar esos días más simples cuando de todos los artículos que ya tenía listos, publicaba el que se me hacía que ya estaba más listo.

    Responder
  4. Por fin alguien que dice lo contrario a la corriente general!!!!

    No sabes que alegría me da saber que no soy la única anárquica en este tema… Cuando he intentado marcarme un calendario he acabado por no cumplirlo, porque no siempre me apetece escribir sobre lo que toca, y cuando me he obligado a hacerlo por la razón que sea no es igual, al texto le falta ese algo…

    Así que en lugar de calendario hago listas, y cuando me pongo a escribir repaso mi lista y veo que me seduce más ese día y allá que voy…

    A mí me va mejor!

    Gracias por el post!

    Responder
  5. Igual tengo que plantearme ser más espontánea como tú… por mucho que dicen que el calendario es indispensable, yo acabo por no hacerle ni puñetero caso y pocas veces lo miro (y cuando lo hago, no tiene nada, claro, han pasado semanas desde que lo usé por última vez).
    Aunque también además de la personalidad habría que tener en cuenta el tipo de contenidos que se publican… el calendario te puede ayudar a no repetirte, por ejemplo, y en un mismo mes hablar de lo mismo 4 veces…

    Besos!

    Responder
  6. Hola Carlos, muy interesante tu punto de vista. A mi me funciona muy bien el calendario editorial pero lo utilizo más como una guía para programar lo artículos según los temas que quiero compartir en la semana y no repetir. Realmente no me mata la creatividad, simplemente me sirve para planificarme y organizarme (para mi forma de ser es indispensable jajajaja). Bueno cada quien le sirve unas herramientas y otras no. Saludos y muy buen artículo, fue interesante saber tu punto de vista. Adriana

    Responder
  7. Hola Carlos,

    Excelente post, un enfoque muy diferente a lo que vemos en todas partes!

    Has defendido muy bien tu punto, y personas como tu podrán adoptar esta nueva idea!

    Felicidades :D

    Responder
  8. Yo si me basaba en eso! que grandes errores estuve cometiendo, bueno saludos a todos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *