Por qué tus emociones te perjudican en tu vida profesional y cómo evitarlo

Las emociones tienen un impacto en nuestras decisiones diarias. Si no las controlamos pueden conllevar que tiremos por la dirección equivocada.

“Respirar profundamente y no hacer nada” sería mi consejo a cómo reaccionar cuando te acaban de dar verbalmente una bofetada en la cara. Nuestros instintos están programados de tal manera que tenemos que reaccionar inmediatamente por lo que resulta difícil no ceder a ese primer impulso.

Controlar emocionesDerechos de foto de Fotolia

Controlar las emociones es una de las habilidades más importantes para avanzar a nivel profesional y personal. Sobre todo en el trabajo, no ser el dueño de ellas puede tener un impacto nefasto.

El efecto negativo de las emociones en tu vida profesional

Puede resultar de sentido común que las emociones negativas tengan un impacto negativo en tu día a día profesional y personal. No son las únicas. También una sobredosis de emociones positivas puede causar efectos perjudiciales.

  • Distorsiona la realidad: tus emociones pueden dramatizar un acontecimiento negativo o pintar un evento positivo más bonito de lo que en realidad es. Te impiden ver las cosas con claridad. Esto puede afectarte en tomar decisiones acertadas.
  • Impide trabajar de manera concentrada: sobre todo las emociones negativas te distraen de tal manera que eres incapaz de trabajar de manera concentrada. Es muy difícil no pensar en la razón de un cabreo para avanzar con las tareas diarias.
  • Puede provocar el queme del emprendedor: las emociones negativas no son las únicas que son peligrosas. También las positivas pueden afectarte con el tiempo. Las gafas rosas del emprendedor aportan mucha energía que pueden provocar un desgaste del que al principio no te das cuenta pero al final te quema.

Cómo ser el dueño de tus emociones y evitar dejarte llevar por ellas en el trabajo

¿Eres el dueño de tus emociones o te dominan a ti? En ocasiones muestran nuestros lados más ocultos y vulnerables. Típicamente nos arrepentimos de la reacción mostrada, en muchos casos incluso en cuestión de minutos, a veces pueden pasar meses. Esto no tiene que ser así.

1. Deja pasar 24 horas antes de responder a un mail: después de las primeras 24 horas sueles tener una imagen más real de un acontecimiento que ha impactado tus emociones de manera negativa. En vez de seguir el primer impulso y dar una respuesta inmediatamente dejar pasar 1 día. Si eres capaz de no hacer clic en el botón “enviar”, deja redactado el correo pero no lo envíes. Con eso ya se te habrá pasado la primera ola de cabreo.

2. Ponte en la piel de la otra persona: no siempre pero a veces puede ayudar ponerse en la piel de la otra persona. Hay que hacer el esfuerzo para entender el por qué de un comportamiento que a primera vista como poco nos parece extraño. En algunos casos la empatía puede darte las primeras pistas.

3. Busca el “cara a cara” para comunicar: enfrentarse cara a cara suele quitarle mucho hierro al asunto. Si no se trata de 2 enemigos íntimos de toda la vida en general ambos harán un esfuerzo en encontrar un compromiso. Es más fácil utilizar palabras duras y directas que además se van a interpretar mal cuando no vemos la reacción del recipiente. Comunicamos con mucho más cuidado cuando estamos delante de una persona.

4. Tener tiempo para si mismo: hay cosas que se tienen que reflejar. Tener tiempo para ti mismo te ayuda a procesar la información y pensar en consecuencias por dejarte llevar por tus emociones. Si eres emprendedor que se deja llevar por las emociones positivas, piensa que aunque pienses ahora que podrías conquistar el mundo, no tienes los súperpoderes de Superman y necesitas tus pausar para cargar las pilas.

5. Supéralo y avanza 24 horas en el tiempo: hará 10-15 años que no era el dueño de mis emociones. Tenía reacciones impulsivas que al final siempre me perjudicaban a mí mismo independientemente si tuviera razón o no. No es relevante al final. Para seguir avanzando lo mejor es poner esas emociones en una esquina e imaginarte que ya has viajado 24 horas en el tiempo donde todo se observa con otra perspectiva. ¡Supéralo y no dejes que te afecte!

Como no eres Steve Jobs es poco probable que dejarte llevar por tus emociones que haga llegar a ninguna parte. Además personalmente prefiero no ser un genio que triunfa con un lado muy oscuro.

¿Cuáles son tus consejos para ser el dueño de tus emociones?

  1. Hola Carlos,

    En algunos puntos discrepo. Creo que las emociones “explosivas” son el mayor canalizador del talento que existe. En muchos momento de impulsividad bien canalizada en energía positiva es cuando tu creatividad también se puede disparar.

    Las negativas también pueden llegar a ser muy potentes, aunque lógicamente ya se mueven en un terreno más peligroso.

    Citando ejemplos de históricos, Jobs lloraba cada vez que algo le salía mal en Apple, golpeaba las puertas y las paredes si las cosas no salían “como el pensaba o tenía previsto” y esta energía luego la canalizaba para conseguir sus objetivos nuevamente.

    No me imagino a grandes como Isra García controlando sus disparos de adrenalina cuando sube a un escenario.

    Una frase que leí hace tiempo (no recuerdo donde pero me encantó) decía algo parecido a esto:

    Pasión= odio + amor

    Creo que sin pasión nunca se logra ser”genuino”, aunque solo es mi opinión ;)
    Un saludo

    Responder
  2. Las emociones como los pensamientos no son más que pececillos en un estanque. El problema surge cuando nos aferramos a ellos.

    Lidia M. lo cuenta mejor que yo: http://bit.ly/1dxAxHR

    Responder
  3. Yo antes era muy impulsivo, actuaba a veces sin pensar y sin plantearme las consecuencias, pero la vida me ha enseñado a inspirar y expirar y contar hasta 10 antes de que mis emociones me dominen y me perjudiquen, no ha sido fácil y ha día de hoy aun hay algunas emociones que no controlo dependiendo de la manera que me coja pero esto es cada vez menor.

    Pero si cuesta controlar las emociones, pensar que somos animales y que queramos o no a veces reaccionamos como tales, por mucha conciencia que tengamos.

    Saludos.

    Responder
  4. Hola Carlos!
    ES un buen post de reflexión. Tener capacidad de controlar todas y cada una de las emociones puede resultar casi imposible, pero si podemos aprender la habilidad de aprender de los errores. Me explico. Cada acción tiene una reacción. Si sabes que actuando de una manera generalmente tienes impactos negativos, aprendes a que no es la manera correcta de afrontar un problema, entonces es cuando canalizas tu propia conducta. Gracias a la experiencia y lo que decidamos hacer nos hace ser lo que somos, simplemente es así (al menos mi forma de pensar).
    A nadie nos gusta ser criticado de forma muy dura, ya que nos toca el ego y las emociones y cuesta de digerir y como han comentado un poco más arriba, somos animales y es difícil contener ese instinto.
    Un saludo!

    Responder
  5. Hola Carlos,

    Me parece correcto y completo tu artículo.

    Te voy a hablar un poco de mis “emociones laborales”. Creo que es un buen ejemplo.

    Me dedico principalmente a invertir en el mercado de divisas y las emociones tanto negativas como postitivas están a flor de piel hasta que aprendes a dominarlas.

    Cuando he tenido un día bueno y he cerrado operaciones con beneficios mi estado emocional es bueno, alegre, confiado. De manera que al día siguiente cuando me siento en el ordenador ya voy con una predisposición confiada a seguir haciendo buenas operaciones (esto me ha llevado a tomar demasiados riesgos y perder más de lo que había ganado el dia anterior). Sin embargo si el día ha sido malo y he perdido dinero, al día siguiente soy extremadamente cauteloso, con cierto miedo a tomar riesgos… (y eso me ha hecho perder oportunidades claras de cerrar operaciones con beneficios)

    Con el tiempo he aprendido a tener clara mi estrategia de operaciones y no dejarme llevar por las emociones que me provoca haberlo hecho bien o mal los días anteriores.

    En mi caso te comento que me ayudó mucho practicar meditación cada mañana, hacer unos ejercicios de respiración y dejar la mente en blanco entre 30 y 45 min.

    Así que es muy importante saber tratar tus emociones, sobretodo si tienes que interactuar con otras personas como comentas en el artículo, en cualquier tipo de negociación hay que tener claro el objetivo final y no dejar que las emociones, ego, orgullo y factores del estilo te la jueguen.

    Felicidades por el artículo!

    Responder
  6. Gracias por su artículo….muy interesante. Tomo nota de algunas recomendaciones. En mi caso desde hace ya un tiempo que cogí mi camino de los negocios en Internet no dejo que nada ni nadie me desvía del camino que tengo dibujado en mi cabeza. Tal y como se lee….evidentemente la necesidad por llegar a mis metas son tan fuertes y están tan definidas que solo me centro en las soluciones de los problemas y no pierdo tiempo con cosas que me ralentizan. Abrazos Amigos.

    Responder
  7. Hola Carlos!

    Me ha gustado mucho tu artículo de hoy. Me apunto el apartado 5 para ponerlo en práctica ;)

    Responder
  8. […]  10 comentarios positivos. Por eso saber contestar a nuestros seguidores es muy importante, pero tenemos que controlar nuestras emociones, para que no nos perjudiquen y nos haga más […]

    Responder
  9. Excelente post Carlos. Es muy importante controlar el ego para evitar reacciones impulsivas que nos perjudican. En mi caso, para controlar mis “emociones negativas” me ha ayudado mucho la práctica del yoga, creo que esta ancestral práctica puede ser muy útil para los emprendedores.
    Saludos!!

    Responder
  10. […] En este caso, en esta reflexión “¡Brillemos con toda nuestra luz!”, de Rosa, y “Por qué tus emociones te perjudican en tu vida profesional y cómo evitarlo”, de […]

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *