Por qué triunfar en Amazon es complicado

Muchas veces te cuento de Amazon y te doy únicamente una visión parcial de las cosas. Ahora que acaban de pasar las fechas navideñas tiene sentido detallar un poco más las desventajas.

Ya es oficial. Ayer fue el día de Reyes y los últimos días de facturación en Amazon han sido penosos en comparación con todo lo que hemos visto previamente a esas fechas. Es un buen recordatorio de lo que significa vender en Amazon. Puede haber momentos increíbles y luego otros donde vuelves a vender muy poco.

vender en AmazonDerechos de foto de Adobe Stock

Vender productos de terceros

Esta forma de vender en Amazon ha sido mi favorita los últimos 3 años. También he vendido productos propios pero muy poco y con muy poco cariño en comparación. Sobre todo al principio ha sido demasiado fácil avanzar y aumentar facturación.

Cuando vendes marcas conocidas puedes tener dos escenarios:

  • Producto conocido con mucha competencia, muchas ventas y poco margen. En ocasiones no ganas nada porque la competencia baja los precios de forma temporal a niveles irresponsables o bien Amazon entra en el listing y lo fastidia para todos.
  • Producto nicho con poca competencia y margenes medio-altos. En estos casos puede entrar más competencia con el paso del tiempo o bien la demanda vuelve a bajar otra vez. En ambos casos los productos nicho suelen aportar únicamente beneficios de forma temporal.

En ambos casos tienes que moverte rápido para mantener un nivel estable de ventas. Crecer ya es más complicado a partir de cierto nivel porque no puedes ir montando una pieza encima de la otra. No puedes estar seguro que un producto que vendas hoy, te pueda aportar el mismo beneficio el día de mañana. En general necesitas al menos 100 productos para alcanzar un nivel mínimo que te cubra gastos y te dé beneficios aunque todavía no sean muchos.

Vender productos propios

En 2020 voy a volver a mis raíces en Amazon y lanzar un producto propio. La gran ventaja es que no tienes que competir con nadie por la Buy Box. Lo más complicado ya es aparecer en el resultado de las búsquedas cuándo alguien busca tu producto. El SEO en Amazon sigue siendo más sencillo que el de Google pero ya es más exigente en comparación con cuándo empecé hace 5 años.

La inversión que hay que realizar con un producto propio siempre es más elevada que aquella para un producto de terceros. El riesgo al mismo tiempo también es más elevado porque si a pesar de muchos esfuerzos el producto no vende te comes la inversión con patatas. En cambio una marca conocida igual tarda en venderse pero en un momento dado podrás recuperar al menos el dinero invertido.

Incluso si llegas a encontrar un producto que genere ventas pocas veces es suficientes para poder vivir únicamente de eso. Tienes que repetir el proceso varias veces.

Soy consciente que hay muchos emprendedores ahí fuera que te cuentan en sus vídeos de Youtube lo fácil que es vender en Amazon. No digo que todos sean mentirosos y se hayan inventado sus historias pero que ellos son más bien la excepción de la regla. Pocas veces lanzas un producto y facturas millones de euros con ello. Vender en Amazon es mucho trabajo igual que hacer cualquier otra cosa. Si sueñas de ingresos pasivos mejor no meterte en esto porque es una actividad bastante activa para ganar dinero. Con igual 175.000 euros que facturo al año con marketplaces (sobre todo Amazon), esto no me da para cubrir los gastos de mi empresa y además pagarme un sueldo. Gano mi dinero ahora de forma diferente pero seguiré sin duda haciéndolo porque me divierte. Igual en un momento dado incluso encuentro una forma de ganar (mucho) dinero de esta forma. Ya veremos…

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *