Por qué no te gustan los temas legales ni los fiscales y lo que son las consecuencias

Llevo 13 años emprendiendo online. Sé algunas cosas pero de muchísimas no tengo ni idea. En estos dos campos tengo que mejorar. Y tú deberías también.

Probablemente ya te conoces la respuesta. ¿A qué pregunta dices? Pues a la del post, hombre.
Tú y yo conocemos la verdad. Ni los temas legales ni los fiscales son demasiado sexis. Es más bien todo lo contrario.

pilasDerechos de foto de Adobe Stock

Finanzas y temas legales no molan

“Mola” mucho más desarrollar el producto, publicar en redes sociales o posicionar la página en Google. No digo que esos temas no sean importantes pero no suelen tener el poder de matar tu negocio de forma inmediata.

“Para temas fiscales tengo a mi asesor.” Eso está muy bien, tienes que apoyarte en estos profesionales pero no debes hacerlo ciegamente. Igual que tú y yo son humanos y de vez en cuando se equivocan y cometen errores. No son infalibles aunque no nos guste verlo. Lo malo es que cuando lo hacen, los que tenemos que asumir las consecuencias somos los emprendedores y empresarios.

Cuando te des un tortazo, empezarás a ponerte las pilas

En el caso de los aspectos legales de un negocio la tendencia es peor. Una gran parte de los que lanzan grandes y pequeños negocios prefieren ahorrarse la inversión en un apoyo legal. Con copiar y pegar el aviso legal de la competencia la mayoría piensa tener el tema zanjado. “¿Derechos de autor? Pero si es un texto estándar que tienen todos.

Luego está la mala costumbre de coger fotos de Google. Ahora mismo estoy viendo cada vez más demandas por el tema. Lo de “no me pillarán” cuela cada vez menos.

Me gustaría decirte que nunca he fallado en estos aspectos. Es más bien todo lo contrario. Cuando te das un tortazo, te das cuenta que hay que hacer las cosas bien. Hay que confiar en profesionales pero no ciegamente. Necesitas al menos nociones básicas para que no te cuenten cualquier cosa. Al final eres tú el responsable.

 

Etiquetas
  1. Hola Carlos,

    estoy de acuerdo en parte de tu post. Es cierto que los temas legales, fiscales y financieros no suelen gustar y son algo pesados.

    También estoy de acuerdo en que es muy importante no delegar ciegamente en estos temas. El autónomo o emprendedor siempre tiene que estar al tanto de lo que sucede y desentenderse por completo es una irresponsabilidad.

    Finalmente, también comparto que los asesores o abogados no somos infalibles y podemos fallar.

    Sin embargo, no estoy de a cuerdo cuando dices que el autónomo o emprendedor suele acarrear con las consecuencias de un posible error. En nuestro caso, si el error es nuestro asumimos toda la parte “extra”. Es decir, cualquier sanción o interés que conlleve el haber hecho algo mal, es asumido por nosotros. También disponemos de un seguro de responsabilidad civil para estas cosas.

    En nuestro caso, cuando hemos cometido un error, para el cliente ha supuesto pagar la cuota que le correspondía de impuestos, pero nada extra. Es decir, ha diferido (retrasado) el pago del impuesto. El resto lo hemos asumido nosotros.

    Creo que cualquier profesional de este tipo debería de actuar así, y en caso de cometer un error asumir las consecuencias y los sobre-costes que ello conlleve.

    Buen artículo :-)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *