Por qué no es posible…

Las cosas cuestan. Y mucho. Y más todavía si tienes problemas contigo mismo, además tienes pareja, niños, problemas varios y además quieres montar un negocio.

Déjalo ser porque es demasiado complicado. Montar un negocio digo.

Luchas contra todo tipo de adversidades, tienes que tirar y empujar por todas las partes y tus seres queridos en vez de apoyarte te critican. Y luego para no tener nada garantizado. Vas de mes en mes. No sabes si vas a cubrir gastos y tus ahorros corren el riesgo desaparecer.

rendirseDerechos de foto de Adobe Stock

¿Esto realmente es la vida que quieres vivir?

Déjalo ser porque es imposible. Nadie humano puede con todo esto.

  • Hay que aprender continuamente cosas nuevas.
  • Tienes que mostrar fuerza y confianza cuando tienes ganas de tirar la toalla.
  • No sabes cómo vas a acabar el mes nada más empezar.
  • Te pilla una sorpresa y te da una patada en el culo o ahí donde duele aún más.

Y luego te das cuenta de una cosa (o incluso varias).

  • Las cosas que no sabes se aprenden.
  • Cuando das un paso pequeño tras otro avanzas.
  • Si tienes fe en ti y curras como un obsesionado las cosas salen. Los milagros existen. Se llaman “trabajar”.
  • Que detrás de cada patada en los h***** se esconde una oportunidad para crecer.

Y de repente te das cuenta de esto.

Todo depende de ti. Y cuando todo depende de ti nada es imposible aunque se tarde un poco más. Por eso no es posible que te rindas. Hay que seguir, no hay otra.

¡A por la semana!

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *