Por qué los mensajes de buzón de LinkedIn me hacen perder el tiempo

¿Un poco sensacionalista este titular? Puede que me haya pasado un pelín pero siempre puedes no estar de acuerdo tras haber leído el post. Ya me contarás.

Sin duda una plataforma de negocios potente. De LinkedIn estamos hablando. En su momento me volví un poco loco aumentando mi red de contactos de forma para serte sincero un poco violenta. Lo cuento en este post por si te interesa (conseguí 3.000 contactos en 12 meses).

LinkedInDerechos de foto de Fotolia

Tipos de mensajes que puedes llegar a tener en LinkedIn

Por cierto. ¿Estás en LinkedIn?

Entonces esto seguramente te suena familiar. Cada semana suelo recibir mensajes en mi buzón. Suelen ser uno de estos tres tipos:

  • Mensajes masivos a todos los contactos en modo spam ofreciendo algún servicio o producto comercial no solicitado. A veces entro para leer los mensajes donde ponen a parir al emisor y paso un buen rato gracias a los comentarios de los receptores.
  • Mensajes no personalizados de copiar y pegar el mismo texto para poder enviar de forma individual a mucha gente en poco tiempo. Aquí también es obvio lo que hay detrás. Sigue siendo spam por no ser solicitado pero digamos que es un pelín más elegante. Ojo, aun así no te lo recomiendo.
  • Mensajes 100% personalizados que se reconocen por el hecho de que las personas te llamen por tu nombre. Eso o bien todos sus contactos se llaman Carlos (por lo menos en mi caso). La forma sin duda más menos intrusiva. Lo malo es que es que desde mi punto de vista muy poco efectivo. Te cuento.

Por qué tengo mis dudas sobre la efectividad de mensajes en LinkedIn

Recientemente me llegó uno de esos mensajes supuestamente bien hechos en LinkedIn. No puedo criticar nada sobre la forma, el tono, la propuesta, etc. Todo perfecto, incluso me encajaba. Pero te voy a decir una cosa.

Me daba mucha pereza responder. Aunque estoy siempre a punto borrar la app cuando me quedo sin espacio en el móvil, suelo leer los mensajes desde el móvil. Todo lo que me llega por ahí es incómodo de responder. Por lo menos para mí.

Para tratar ese mensaje de forma educada hay que dar una respuesta con saludo, despido y si es posible que contenga más de una frase para no parecer un borde. Por lo tanto quedar bien me supone un esfuerzo que muchas veces no compensa con el premio. En ocasiones no respondo quedando incluso mejor porque la otra persona siempre podrá llegar a tener la duda sobre si he llegado a leerlo.

Es fácil ignorar los mensajes porque LinkedIn se lo ha puesto demasiado sencillo a los spammers últimamente. Además fomentan la ignorancia con mensajes tipo “Pedro ahora es contacto”. Vamos a ver. Lo acabo de agregar, no hace falta que me inundas una bandeja de entrada que ya está llena de mensajes poco útiles aún más.

Dicho está. Si quieres hacer llegar un mensaje a tus contactos y aumentar la probabilidad de que te responda haz uso del mail que encontrarás guardado en el apartado de “tus contactos”. No es imposible pero en mi caso me cuesta más dejar de responderlos.

¡Suerte con los negocios en LinkedIn! Haciendo las cosas un poco mejor que el resto se le puede sacar mucho rendimiento a esta red social. No te rindas demasiado temprano por si todavía no lo has conseguido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *