Por qué las rutinas son lo más emocionante que le puede pasar a tu empresa

Últimamente estoy un poco pesado con el tema de procesos y organización. Las rutinas son otro elemento clave que requiere una atención con obsesión.

Tengo una teoría sobre las empresas exitosas. La cuestión no es tanto el producto, la idea innovadora o el equipo que haya detrás. Son fundamentales sin duda pero creo que hay algo más importante todavía.

rutinasDerechos de foto de Fotolia

El éxito en una empresa es la suma de las pequeñas rutinas que es capaz de implementar con éxito. Lo más importante al principio es encontrar la primera que te acerca un poco más al éxito. Te daré un ejemplo de mi reciente proyecto de coleccionismo.

  • Una de las rutinas que hemos implementado es sacar una publicación en Facebook de lunes a viernes. No podemos fallar. Parece fácil hacerlo pero en el día a día te aseguro que hemos estado a punto de romper la racha en varias ocasiones.
  • Una de las próximas que queremos implementar es sacar una newsletter cada semana. De momento hemos lanzado un mailing pero ya en la segunda semana no hemos podido seguir haciéndolo. Las urgencias han evitado que hayamos hecho lo importante.
  • La tercera rutina que vamos a implementar es subir un mínimo de productos cada día a la tienda, a Wallapop, a Amazon y a Ebay. De momento lo que fallan son los recursos dedicados al proyecto que impiden que esto se pueda implementar.

Cada proyecto requiere un orden con procesos establecidos para que pueda evolucionar. Hay que marcarse objetivos pero al mismo tiempo tienes que poner a disposición recursos para que se puedan alcanzar. Las rutinas una vez implementadas tienen que tratarse como algo sagrado. Algo donde pase lo que pase no se puede fallar. No hacerlo no es una opción.

Saltarse la rutina una vez no tiene un impacto en el negocio a corto plazo. A medio plazo corres el riesgo de perder la disciplina. Grandes imperios se crean con pequeños pasitos. Si todos los días das uno o varios imagínate donde puedes estar si lograr mantener el ritmo 2-3 años. Es esa mentalidad que necesitas en el día a día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *