Por qué la gran mayoría de emprendedores nunca logrará nada

Los que leen este blog con frecuencia saben que me gusta aportar una visión realista de algo que se ha puesto muy de moda. Hablo de emprender.

No es la falta de conocimiento, talento o capacidad. Después de 10 años emprendiendo sin haber montado algo relevante hago una pequeña auto-critica. Todo lo que es válido para muchos otros emprendedores, ha sido igualmente mi realidad. Con casi 40 años toca reflexionar un poco para poder ajustar la ruta.

emprender sin éxitoDerechos de foto de Adobe Stock

Expectativas surrealistas

Sin duda fue el caso de mi primera start-up Coguan. Empiezas con toda la ilusión del mundo y piensas que en cuestión de 3-5 años vas a ser millonario. No eres consciente que levantar una ronda es únicamente el primer paso de muchos pero lo percibes como el final porque ya ha sido increíblemente duro llegar hasta ese punto. Nunca me ha motivado demasiado el dinero sino más bien la idea montar una empresa de éxito. En ese momento lo definía con algo relacionado con dinero. A día de hoy esta definición ha cambiado bastante. También soy más consciente de las estadísticas. Los números no juegan a tu favor. La gran mayoría de start-ups cierran después de pocos años. Coguan tuvo el mismo destino. Después de 5 años decidimos que el cierre era lo que más sentido tenía para pasar página y recorrer un nuevo camino.

Falta de paciencia

Antes pasaba mucho tiempo en Twitter redactando tuits. A día de hoy no paso ni una décima parte en esta red social y si lo hago es para hacer una lectura rápida de las personas que sigo. Los tuits revelan casi siempre lo mismo. Sobre todo si se trata de emprendedores de menos de 30 años es esto: falta de paciencia. Puede que sean los casos de start-ups que aparecen en medios que aparentemente han tenido éxito del día a la mañana que les dan a entender a algunos que si en cuestión de meses no se están forrando están haciendo algo mal. Durante mucho tiempo mi percepción ha sido muy parecida. Ahora tengo claro que puede pasar fácilmente una década hasta que montas algo con sustancia. Poco a poco. Los milagros no existen.

No querer pagar el precio

En algunos casos es la falta de paciencia que está relacionada también con expectativas surrealistas. En otros casos sabemos exactamente lo que hay que hacer. Desde que me leí las biografías de Jeff Bezos, Elon Musk y otros tenía claro una cosa. “Tú no quieres ser así”. Para llegar a ese nivel hay que reunir muchos criterios. Talento es uno de ellos pero para nada suficiente. Estas personas han pagado un precio alto para llegar a lo más alto. Han pagado un precio por ello. Muchos han sacrificado tiempo con su familia, han roto con amigos y/o se han vuelto en contra de socios para seguir adelante y seguir construyendo un imperio. No hay que pagar ese precio pero nunca es sin coste. Si piensas que emprender te sale gratis olvídate. Algún sacrificio tienes que hacer y cuando más quieres subir en la cima más elevado será el peaje que tendrás que pagar.

Shiny Objects Syndrome

¿A qué el césped del vecino siempre es más verde? Los emprendedores que yo conozco no están especialmente interesados en jardinería pero sufren todos del Shiny Objects Syndrome. Se puede comparar un poco con los inicios de salir con una chica o un chico. Al principio estás nervioso y sientes mariposas en el estómago. Con el tiempo te vas acostumbrando y esa sensación inicial se convierte en algo diferente. Hay personas que no se deciden porque piensan que lo que sientes en la primera cita siempre tiene que estar ahí. Los emprendedores quieren sentir esa euforia inicial de un proyecto nuevo para siempre. Las ideas nuevas siempre son más atractivas que mejorar algo que ya tienes. Es algo que muchas personas tenemos en común. Nos atrae más la novedad en los negocios que lo que ya conocemos. Es bueno ser consciente de ello.

Hace ya más de 1 año me he dado cuenta de mis deficiencias. He saltado durante años de proyecto en proyecto sin empujar uno en serio. Hoy tengo claro que para montar algo sostenible hay que planificar con un horizonte de 5 años y más. Llevo ahora más de 2 años con mi nuevo proyecto de coleccionismo y me voy a mudar de país para seguir adelante con el mismo. Es el precio que estoy dispuesto a pagar porque sé que esto conllevará tiempo. No será rápido pero lo bueno es que esta vez es diferente. Lo estoy disfrutando como si fuese el primer día. Eso sin duda ayuda para tener una visión más a largo plazo. Te seguiré contando.

Stay tuned.

  1. Cómo se llama la tienda de coleccionismo? Siempre hablas de ella pero creo que nunca has puesto el nombre.
    Entiendo que no es este el canal por dónde te vendrá la venta pero si lo supiera lo compartiría en Facebook , quien sabe si uno de mis amigos de Facebook puede interesarse

    Responder
    • Muchas gracias por la propuesta Atilano. Ahora mismo prefiero ir bajo el radar pero cuando tengamos la oportunidad de vernos en persona te daré los detalles de forma encantada! :)

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *