Por qué centrarte únicamente en facturación no te ayuda avanzar con tu start-up

“¿Y tú cuanto facturas al mes?” Es la métrica que destaca por sencillez en términos de medición e importancia en una start-up. No te centres exclusivamente en ella.

Te pueda parecer extraño que te diga esto. “¿Qué puede ser más importante que la facturación?” “Los ingresos en términos de facturas pagadas” sería una respuesta imprecisa y rápida pero esto es posiblemente un tema que daría para una entrada nueva. Facturar e ingresar no es lo mismo pero eso ya te habrás dado cuenta si llevas algo de tiempo emprendiendo.

focoDerechos de foto de Adobe Stock

No puedes influir de forma directa en la facturación

La facturación es una de las métricas más importantes en un negocio y al mismo tiempo algo que no podemos influir de forma directa. Uno de mis inversores siempre me decía “puedes controlar los costes pero los ingresos son imprevisibles”. Son estas pequeñas verdades casi obvias que de vez en cuando te chocan como si hubieras dado con la cabeza contra la pared. Por mucho que te esfuerces no puedes obligar a un cliente que te contrate o a una usuario que se de alta en tu plataforma. Siguiendo esta lógica la facturación es únicamente una consecuencia de cosas que si puedes influir.

Cada negocio es diferente pero si te negocio es de venta de servicios seguramente necesitarás enviar muchas propuestas para que alguien te contrate. Para ellos tendrás que haberte reunido con tus clientes potenciales o al menos o haberles llamado. En este caso lo que puedes fácilmente controlar es la cantidad de llamadas que realizas.

Si tienes un e-commerce y el tráfico SEO te genera ventas con un buen ratio de conversión puedes medir tus avances en términos de visitas. Incluso estás son únicamente una consecuencia de la cantidad de textos que añades a la tienda online y los enlaces nuevos que logras ponerle al proyecto.

En caso de tener un modelo mixto de varios canales tienes que añadir también la actividad en redes sociales, campañas de e-mail marketing, anuncios de Facebook Ads, etc. Aquí tienes que encontrar el equilibrio perfecto entre las cosas que tienes que hacer y puedas sacar a largo plazo. Un esprint puntual lo logra cualquiera pero pocos sacan trabajo todos los días durante años.

El problema del feedback retrasado

Un gran problema que todos los emprendedores tenemos en este contexto es que nuestras acciones nunca tienen un feedback inmediato y tampoco podemos predecir cuándo una acción genera un resultado. A esto se junta que tienes que conocer tus métricas de mayor impacto porque si trabajas en los temas equivocados evidentemente tampoco vas a ver ningún resultado.

Ser emprendedor tiene mucho que ver con tener fe. Sobre todo al principio no tienes claro si en el día a día estás avanzando lo suficiente y recorriendo el camino correcto. Tendrás muchas desviaciones, barreras y marchas atrás.

En realidad nadie te puede predecir con precisión si vas por el buen camino. Tienes que seguir durante mucho tiempo sin saber si vas bien pero confiando que en algún momento empieza a aparecer la luz al final del túnel.

Lo que tengo claro es que centrarse en la facturación es la vía equivocada porque te impide ver el mecanismo detrás que hace aumentar ese dato. Con algo de distancia en ocasiones se ven mejor las cosas. Ganar dinero en un negocio es únicamente una consecuencia de hacer muchas cosas bien. En ocasiones ni sabes cuál de ellas es exactamente la que te hace triunfar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *