Por qué a la mayoría de los negocios les cuesta crecer

Montar un negocio y empezar a facturar una cantidad x es un reto que muchos emprendedores logran superar. La mayoría falla a la hora de crecer.

Lo que más divierte en un negocio es verlo crecer día a día. Cada semana superas tus visitas y facturación del día anterior. Cada mes vas sumando nuevos clientes que te ayudan a expandir cada vez más tu negocio.

crecer negocioDerechos de foto de Adobe Stock

Este primer párrafo suena fantástico y la verdad es que me encantaría escribirte un día cómo se siente cuando se vive en primera persona. No te he tenido esa suerte todavía. La realidad para la gran mayoría de los negocios es esta.

La realidad de la gran mayoría de los emprendedores

Tienes un buen día de facturación y crees que te vas a comer el mundo. El próximo día ya todo vuelve a la realidad y el de después te hunde todavía un poco más la moral. Te acuerdas que las cosas no son fáciles y que hace falta mucho más que un día bueno de facturación para triunfar con un proyecto.

La esperanza siempre vuelve porque esos días buenos vuelve a aparecer de forma puntual. Nos hacen nublar nuestro sano juicio porque en vez de analizar los datos de media nos centramos en esos picos y hacemos los números basados en esos momentos de gloria. Cualquiera es capaz de hacer magia con una hoja de cálculo, a mí por lo menos se me da bastante bien….

Lo que nos impide crecer de verdad (mi hipótesis)

Lo que te voy a contar a continuación es experiencia en primera persona hasta cierto punto dado que no he llegado nunca a hacer crecer un negocio más allá de los 10 trabajadores. Los 40 de los tiempos de Coguan no cuentan porque eso era quemar caja tal como se espera de una start-up.

Viendo lo que hago yo y analizando también mi entorno de emprendedores es esto:

  • Las barreras no únicamente nos frenan sino en ocasiones también nos echan 3 pasos atrás. Tiene que con el hecho que afectan la moral y percibimos el mundo como injusto. Esta actitud no suma sino resta por lo que en vez de salir más fuerte, en ocasiones nos debilitan.
  • No medimos bien nuestros avances y nos centramos demasiado en facturación. Si quieres ganar 100.000 euros al año con un trabajo por cuenta ajena no basta con mirar lo que te entra cada mes en la cuenta bancaria. Tienes que contar las horas en las que te formas para poder aspirar a un trabajo mejor remunerado. Hay que obsesionarse con la causa no con el efecto.
  • Falta de ambición y esto lo digo un poco desde un análisis propio. Está muy bien decir que quieres crecer pero hazte esta pregunta. ¿De verdad estás haciendo todo lo posible cada día para convertirlo en realidad. Al final siempre encontramos mejores y peores excusas para no ir más allá. Formar parte de la media es relativamente fácil, basta con fijarse en los demás. Para superarla hay que ir a un lugar donde estás más bien solo.

A pesar de ser consciente de mis deficiencias no he perdido la esperanza de llegar al punto al que aspiro. Sé que me va a requerir tiempo y posiblemente más del que me gustaría. Cada día cuenta, no te olvides. Te seguiré contando.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *