Pisando fuerte para triplicar facturación estas Navidades

Estamos ya casi en octubre. Queda muy poco para la mejor época del año de las tiendas online. Navidades y Reyes están a la vista.

“Nada del otro mundo” podrían decir aquellos que llevan años vendiendo en Navidades. 19.000 euros de facturación en el mes de diciembre. Eso fue nuestro mejor mes en el primer año del nuevo proyecto de coleccionismo. Fue algo para mí pero totalmente insuficiente en términos de montar algo que permita crear una estructura para un futuro crecimiento.

Ventas NavidadesDerechos de foto de Adobe Stock

En el segundo año jugamos con ventaja. La gran diferencia es que tenemos datos. Sabemos lo que ha vendido bien y en parte se podrá replicar este año también. O eso me gusta pensar…

Lo que hago en septiembre para vender en diciembre

Ya estaba hablando en junio sobre Navidades y todo parecía todavía muy lejos. El verano ya se ha acabado y ahora no hay que quedarse dormido si te mueves en el comercio electrónico. Ahora hay que estar más atento que nunca y dar los pasos que tocan.

En mi caso hago lo siguiente. Mi negocio principal de coleccionismo tienes 3 patas.

  1. Venta en Amazon: para poder triplicar facturación necesitaré cerca de 100.000 en inventario en los almacenes de Amazon. Sinceramente no sé si llegaré porque ahora apenas estoy en 40.000 euros. Tengo que enviar estas próximas semanas muchas cajas para llegar lo más cercano posible a la cifra de 100.000 en valor de inventario (precio de venta). Además cuando más tarde en enviarlo, más tardarán en registrarlo. Porque adivina. No soy el único que ahora se está preparando para aumentar ventas en Amazon.
  2. Venta en la tienda online: teniendo todavía diferentes problemas de indexación de la web no soy demasiado optimista que estas Navidades llegaré a facturar cantidades relevantes más allá de 1.000 euros. Veo más bien que parte de los beneficios de Amazon irán directamente en campañas de Facebook Ads para meter más gente en el embudo de conversión. El trabajo de este año en la propia tienda online se verá reflejado en los resultados de Navidades 2019. Esto no es un esprint, los negocios no se convierten en rentables del día a la mañana. Hay que ser paciente y trabajar.
  3. Venta en la tienda física: en agosto se facturaron 1.000 euros en la tienda física. Fue el record hasta ahora pero totalmente insuficiente si tuviéramos que vivir únicamente de eso. Ahora mismo me conformo con pequeñas mejoras que tienen que ver con la decoración de la tienda y exponer más variedad de productos. Por algo sale en el tercer puesto. No descarto del todo que pueda darnos una pequeña sorpresa y que podamos facturar el doble o triple de agosto. En términos de marketing no se está haciendo prácticamente nada, así que tampoco se pueden esperar milagros.

En resumen: vamos a enviar inventario a Amazon a saco porque eso nos permite generar caja para reinvertir en la tienda online. Queremos ser más independientes de Amazon pero ahora mismo nos da de comer y tenemos que seguir sacándole provecho. La tienda física puede generar “beneficios colaterales” porque la inversión online y la actividad en Wallapop genera tráfico hacia la tienda física. Ya veremos lo que sucede.

Cómo financio la venta en Navidades y Reyes

De alguna parte tiene que salir el dinero para el inventario. Y aunque sea un hombre rico en palabras (aunque no todos los días) dispongo recursos financieros muy limitados. Así que esto es lo que estoy haciendo para aumentar inventario:

  1. Estoy colaborando con inversores externos que han puesto dinero. Los beneficios van a medias. Como no, el primero ha sido mi hermano mayor. Ahora mismo está teniendo un retorno sobre las ventas recuperadas del 31,3% (lo que significa que globalmente estamos teniendo un 62,6%). Sobre el capital invertido hemos logrado un 7,1% en menos de 4 meses. Creo que no está mal.
  2. Vender productos de terceros cobrando una comisión. Esto no requiere capital por mi parte. Al mismo tiempo puedo aumentar el valor de inventario disponible para generar ventas. No tengo mucho inventario de este tipo pero tampoco lo estoy buscando de forma proactiva ahora mismo.
  3. Pago de producto a 90 días. Ya estoy trabajando con 2 marcas potentes de juguete que me dan un plazo de pago de 90 días. En estas fechas puedo correr un mayor riesgo apostando por una compra más importante porque están las Navidades de por medio para poder liquidar existencias (o por lo menos vender gran parte).
  4. Compras con tarjeta de crédito. En este caso el plazo de pago es de 30 días si compro a principios de mes. Esta financiación la utilizo sobre todo para productos con poco margen pero gran rotación. Antes de que me suelen descontar el dinero de la cuenta bancaria ya he recuperado la inversión.
  5. Productos que multiplican por 10 la inversión. Esto realmente no es una forma de financiación obvia. Tengo productos que requieren poca inversión y permiten multiplicar la inversión por 5-15. Es por ello que con la venta de pocos productos ya cubro los gastos de inversión. Con las demás ventas puedo seguir invirtiendo para hacer la bola cada vez más grande.

Estas Navidades independientemente de si se triplica facturación o no van a ser espectaculares. Facturar 1.000 euros al día es divertido aunque está claro que facturación no es beneficio. Esto es un juego de generar beneficio para reinvertirlo todo. Hemos empezado el año pasado y este no será diferente. No habrá lujos que saldrán de esto. Ni vacaciones, ni ropa, ni caprichos, ni hostias… Todo o nada. Esto es el juego que ahora mismo me divierte mucho más que un premio que llega antes de tiempo…

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *