Otra vez: las redes sociales no sirven para vender

Este tipo de posts van cambiando con el tiempo. En el pasado ya he escrito varias veces sobre el tema. Por suerte la experiencia va hacia más y aprendemos cosas nuevas.

Cada uno hace las cosas a su manera. A día de hoy la forma más popular en España de sacarse algo de dinero es montar un nicho y ganar dinero con Adsense y/o afiliación de Amazon. A mí eso no me divierte. Ahora mismo estoy en una dinámica de montar un negocio de e-commerce que permita pagar las nóminas de x-personas. Ahora mismo ya van 2 personas a jornada completa (sin contarme a mí).

redes socialesDerechos de foto de Adobe Stock

No es nada fácil pero el año pasado ya hemos generado unos 35.000 euros de beneficios lo que para mí en realidad no es una buena noticia porque significa que dentro de unas cuantas semanas voy a perder liquidez pagando impuestos. Al estado español le da igual cuánto dinero tenga en la cuenta bancaría, así que hay que sacar ese dinero como sea. La forma más inmediata que se me ocurre es seguir generando ingresos. Así que en vez de empezar a lloriquear vamos a seguir trabajando.

La mayoría le da un enfoque equivocado a las redes

En mi etapa reciente he aprendido mucho. Lo que tengo claro es que la labor en redes sociales en gran parte es la “culpable” de seguir mejorando la facturación de forma continua. A pesar de que yo tenga claro para qué sirven, hay muchas personas que se lanzan en este mundillo y no tienen claro el enfoque que le tienen que dar.

Muchos emprendedores siguen sin entender que las redes sociales no sirven para vender. Es un lugar donde las personas van para divertirse, no para gastar dinero. Como con todo en la vida existen excepciones. Sí, hay ciertos productos que pueden generar compras impulsivas. Pero aparte de dar en la clave con el producto también tienes que saber de campañas en este ámbito para sacar más de lo que inviertes. Muy pocos lo consiguen.

¿Entonces para qué sirven las redes sociales? Te lo diré. Para hacer marca. Si no vienes del marketing es complicado entender de forma natural el valor del branding. Yo lo definiría como un proceso de venta indirecta donde las compran surgen de forma natural porque es lo primero que se te viene a la cabeza cuando tienes una necesidad en el campo en el que se mueve la empresa.

Un ejemplo básico del valor de “hacer marca” en redes

Te daré un ejemplo. Si te gustan los perros y sigues una página en Instagram de una tienda que en vez de querer venderte te aporta valor en forma de diversión y educación, empiezas a sentir esa fuente como más fiable que otras. El día que tengas una mascota propia y tienes que cubrir varias necesidades básicas hay una probabilidad bastante alta que vayas primero a esa tienda online que ya conoces de las redes sociales para analizar un poco más en detalle su oferta.

Eso todavía no significa que vayas a vender de forma segura pero te ayuda sin duda tener la atención del usuario incluso antes de pasar por Google o Amazon. El proceso de venta y la decisión que la conlleva es un viaje muy personal y confuso para los que vendemos online (y offline). No sabemos a ciencia exacta lo que se requiere pero tengo claro lo que no funciona en redes. Es igual poco intuitivo ver que aportar valor en redes a través de contenidos graciosos, educativos, entretenidos, etc. a largo plazo es la estrategia ganadora aunque los resultados pueden llegar a tardar en llegar.

Pues nada. Seguiremos aprendiendo. Cada día un poco más.

Stay tuned.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *