No sacrifiques tu vida para montar una start-up

¿Listo para montar tu primera start-up? No todos los mitos son ciertos. No sacrifiques tu vida para realizar un sueño.

Este fin de semana he leído un post de la Bonilista en mi bandeja de entrada. Es la newsletter del fundador de Otogami David Bonilla (entre otras cosas). Me gusta leer sus entradas desde el móvil que me llegan cada domingo a las 11 en punto de la mañana. Los envía únicamente por mail por lo que tienes que registrarte si quieres recibirlas también… ;)

riesgo emprendedorDerechos de foto de Fotolia

En esta entrada hablaba sobre un tema de forma bastante cabreada porque se están creando mitos peligrosos alrededor de la figura del emprendedor. Uno de ellos es que hay que estar dispuesto a darlo absolutamente todo. El “todo” tiene una definición más allá de lo que una persona con sano juicio entendería.

  1. Significa trabajar todos los días de la semana 12-16 horas incluyendo el fin de semana.
  2. Significa endeudarse hasta las cejas para demostrar que tu apuesta por el proyecto es total.
  3. Significa no cobrar y vivir de agua y pan para invertir cada céntimo en tu start-up.
  4. Significa despedirse de una vida social y de quedar con amigos o pasar tiempo con la familia.
  5. Significa que el proyecto es la prioridad número 1 es la start-up más allá de la salud propia o de terceros.

Hace ya más de un año que se habló de que lo ideal sería que el CEO de una start-up no cobrase para liberar recursos para el éxito del proyecto. Esto sin añadir más matices al asunto es cómo tirarse del pelo para elevarse del suelo. Ejemplos como Marc Zuckerberg o Steve Jobs que cobran (o cobraban) 1 dólar al mes no nos sirven porque para esta gente el dinero no es problema.

Un emprendedor que ya ha invertido muchos recursos en su proyecto tiene que pagar el alquiler, la comida e incluso una hipoteca. ¿Cómo le vamos a pedir a esta persona que no cobre y si lo hace echarle en cara que no está 100% implicado?

Montar una start-up cuesta un huevo pero no te debería costar la vida. No sacrifiques los estudios o dejes de hoy a mañana el trabajo porque piensas que “darlo todo” se expresa de esta manera.

Si eres inversor no le exiges a un emprendedor que arriesgue su futuro o salud por el proyecto. Tú tampoco pones todos los huevos en una cesta.

  1. Siempre he dicho que, en temas de emprendimiento, hay que buscar un equilibrio con el que nos sintamos a gusto.

    Hace un par de meses, en una visita que hice a una aceleradora de startups para hablar con amigo, me encontré con dos tipos de perfiles muy bien diferenciados.

    Por un lado, aquella persona 100% implicada que pasaba absolutamente todo el día ahí. Lanzando la primera fase de un servicio que, como es lógico, no sabes cómo va a funcionar.

    Y, por otro lado, otras personas acudían a las oficinas a últimas horas de la mañana, y en el total del día apenas trabajaban unas 3 horas. Esto, siendo la primera fase de una empresa, también me parece absurdo.

    Es cierto que debemos sentirnos ilusionados al emprender. Pero también es cierto que tenemos unas obligaciones (como pagar las facturas) y unas aficiones (hacer deporte, salir) que no debemos ignorar. De hecho, al final estas acciones van a ser incluso más influyentes en nuestra felicidad.

    Para mí, la figura del emprendedor que se encierra horas y horas a lanzar un proyecto debe comenzar a enterrarse. Un concepto que muchos emprendedores deberían interiorizar es el de life hacking, del que sueles hablar en Zen Guerrilla. Creo que sería un buen término a aplicar para aquellos que se sienten identificados con los dos tipos de personas que te he comentado antes.

    Responder
  2. Ezequiel Fausto Morones octubre 8, 2015, 5:35 am

    No hay mejor descripción de mi persona que este post…
    Ya imaginaba que lago así me estaba pasando

    Responder
  3. Poner en marcha una empresa es duro, sin duda. Pero los sacrificios extremos no merecen la pena en absoluto.
    Una cosa es implicarse al máximo en un proyecto, y otra que este nos absorba a tal grado que no nos permita dar un solo paso fuera de él.
    Si una empresa exige ese nivel de tiempo, igual no es una buena idea emprender.
    Por lo menos es como yo lo veo.

    Responder
  4. Me ha encantado este post! Hace mucho que leo sobre lo que hay que hacer y tener para emprender. Después de tres años he llegado a la conclusión que me encanta lo que hago pero que quiero vivir! Ver a mi hijo y jugar con él, ir a dormir pronto y antes leer un poco, ver una peli, retozar en el sofá, ir a la piscina…. naturalmente voy a seguir trabajando pero DISFRUTANDO! gozando del camino y divirtiéndome a tope! lo he puesto en práctica y funciona :)
    Es genial que un super crack como tu escriba un post como este.
    Comparto!!

    Responder
  5. Interesante análisis, pues es con lo que siempre nos bombardean para supuestamente tener éxito, es cierto que debemos trabajar por lo que queremos, ya sea lograr una estabilidad económica o montar una start-up, pero lo cierto es que debe haber un equilibrio en todo lo que se hace, pues hay que ser conscientes de que somos seres humanos y que también debemos sacar tiempo para despejarnos y para compartir con nuestros seres queridos. Considero que para lograr lo que se quiere lo importante es tener disciplina y saber dedicar tiempo a lo que realmente importa. Con el tiempo se verá reflejado el fruto del trabajo y la satisfacción de haber logrado lo que se esperaba sin que faltase el compartir con tus seres queridos.

    Todo es posible tan solo si así lo creemos y trabajamos equilibradamente en ello.

    Responder
  6. Es cierto que está sobrevalorado lo del emprendimiento e infravalorado lo del aprendimiento. Hay que aprender mucho de un nicho antes de emprender en él

    Responder
  7. ¿Y qué hacer cuando tu socio/s te exigen que cumplas los 5 puntos del post o si no “no estás implicado”?

    Responder
  8. También depende mucho de lo que cada persona considere sacrificio, está claro que esos casos extremos no hay mente cuerda que lo aguante, pero creo que tampoco se puede tener todo.

    Sobre todo al empezar un nuevo proyecto, hace falta echarle muchas horas, y al final tienes que elegir: o sigues con tu trabajo y montas tu empresa sacrificando tu tiempo libre, o dejas tu trabajo y tu empresa pasa a ser tu foco principal, para poder disfrutar de este tiempo…

    Es complicado, disponer de un colchón económico facilita las cosas, y personalmente no recomendaría empezar a emprender por primera vez ya en negativo, pidiendo préstamos, aunque bueno, cada persona y cada proyecto es un mundo.

    Responder
  9. Un tema para la reflexión, que tanto se esta dispuesto a llevar a la realidad un proyecto. Hay tantos testimonios, algunos crecen rápido otros llevan mucho tiempo, e fin creo que hay que descifrar muy bien que es lo que se debe de hacer a tiempo para no arrepentirse.

    Responder
  10. Estás exagerando un poco, no todo emprendimiento requiere tal sacrificio al extremo y no hay cuerpo que lo aguante. La otra cara de la moneda es que si haces algo que te gusta demasiado, aunque sea agotador no lo sentirás como trabajo. No vale la pena sacrificarlo todo porque puedes perderlo todo. Hay que saber llevar la vida a un ritmo al que se le pueda seguir llamando vida, de lo contrario puede que esa valioso tiempo invertido te cause remordimientos futuros, aun si todo sale como esperabas. La vida es solo una.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *