No pienses tanto en generar impacto sino más en dejar huella

Ayer sobre las 23 horas lance el tweet “No pienses tanto en generar impacto sino más en dejar huella”. No recuerdo bien cómo ocurrió. Simplemente salió tal cual. Hasta ahora ha recibido más de 50 retweets. No es que sea una cantidad brutal pero parece que hay algunas personas que comparten la idea que está detrás de esta frase.

Dejar huella con ayuda del marketingDerechos de foto de Fotolia

¿Suena muy bien pero que hay realmente detrás? Twitter tiene la ventaja que puedes soltar cualquier frase “bonita” sin entender ni tú mismo lo que realmente significa. He decidido por lo tanto pasar a la parte más difícil y responder a la pregunta en un poco más de detalle para que mi tweet de ayer no se convierta en una frase “vacía”.

Frecuencia y mensaje: si te estás equivocando puedes repetirte mil veces o más. Eso no cambiará que simplemente no tienes razón. Decir lo mismo otra y otra vez sin tener un mensaje que deja huella no muestra un efecto. En el deporte una mayor frecuencia te aporta un mejor rendimiento físico. En el marketing necesitas un mensaje que se entienda y que comunica lo que representas. En otro caso consigues el efecto inverso del que buscabas. Si repites constantemente lo que nadie entiende o lo que a nadie le importa caerás en la categoría de “spam” con tus mensajes.

Funcionalidad y  felicidad: está claro que necesitas un buen producto o servicio. Cuando estés pensando en funcionalidades no pienses únicamente en la solución de problemas. Eso ya lo sabemos todos. Piensa más allá. ¿Cuáles son las funcionalidades que hacen feliz a las personas? Pueden ser las mismas pero tal vez no. La felicidad es la que marca la diferencia entre productos que utilizamos y otros que “amamos”. Piensa p.ej. en Starbucks. Ellos no venden simplemente café que es demasiado caro. Venden comodidad y relajación cuando te tomas un café sentado en uno de sus sofás de sus tiendas.

Idioma y tono: ayer intercambie ya pasada la medianoche varios mails con un proveedor de un servicio. El mail como medio de comunicación ya en si es peligroso. Por falta de voz y cara hay que añadir en muchas partes los famosos “:)” y “;)” para minimizar los malentendidos. El pobre hombre con el que estaba tratando era del norte y no sabía que tenía delante de si un “alemañol de pura cepa” lo que no simplifica la comunicación. Me soltó en una frase con “tu puedes vacilar…” que me creo en el primer momento cierta confusión para no decir cabreo. La cosa se clarifico enseguida cuando se dio cuenta por mi respuesta “seca” que no estaba muy contento con lo que acababa de leer. Lo que quiero decir con todo esto es que podemos hablar el mismo idioma con nuestro público objetivo sin dar en el tono. Cada tribu tiene su “acento” y expresiones típicas que tienes que dominar. No es suficiente hablar el idioma. Hay que vivirlo para ser autentico.

Dejar huella no es un proceso que requiere la fuerza de un impacto. Aunque no sea lo mismo tiene algo de la frase “Regala tu ausencia a quien no valora tu presencia”. La huella deja un agujero invisible que crea la necesidad de rellenarla cuando el producto que nos genera felicidad no está a nuestro alcance.

¿Cuáles son tus ideas para crear huella a través de productos y servicios?

  1. Yo creo que para dejar huella lo más importante es crear o desarrollar productos y servicios que realmente satisfagan las necesidades (reales o percibidas) de las personas o empresas. Entonces todo el mundo hablará de ti!!!!!!

    Responder
  2. Me encanta tu post Carlos.

    Por aportar algo además, en el caso de Starbucks, iría aún más allá -si me lo permites. Diría que lo que venden, junto a la comodidad y relajación que dices, es una EXPERIENCIA PERSONALIZADA vinculada al consumo de un producto que lleva tu nombre.

    La integración del cliente en su marca es plena, y su satisfacción conducida junto al momento que indicabas es máxima.

    La huella que dejan, no es la de un “café muy rico”, sino la del sabor de lo bien que te ha sentado ese trago, vinculado a la expectativa/deseo que te había generado tomarlo, en ese instante.

    Muchas gracias por compartir. Tú también dejas huella (más que impacto ;)
    Para terminar, otra frase que me encanta “sólo merece tus lágrimas, quien conoce el valor de tu sonrisa”.

    Eva

    Responder
  3. [...] Las start-ups se olvidan que no se trata tanto de generar impacto sino de dejar huella. [...]

    Responder
  4. Nosotros somos un emprendimiento de Desayunos para Complejos de cabañas en Pinamar y creemos fervientemente que la publicidad es lo primordial, pero cumpliendo lo prometido. Así dejas huella también. Muy buen post. Saludos desde http://www.amaneceres.webnode.com

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *